16 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Primer pinchazo estrepitoso del tramabús de Podemos pagado con dinero público

El "tramabús", el autobus con el que Podemos pretende recorrer España.

El "tramabús", el autobus con el que Podemos pretende recorrer España.

Iglesias, que llegó a exigir la retirada de las subvenciones a Hazteoir, replica la iniciativa con una agravante: incita al odio contra personas sin ningún problema con la Justicia.

Tal como informaba ESdiario el pasado 7 de abril, casi de forma obsesiva, Pablo Iglesias, ha diseñado una nueva estrategia salida del congreso de Vistalegre II y que tiene un único objetivo para él: el "desmantelamiento" de la denominada trama, el nuevo enemigo de la formación morada, que deja atrás aquella "casta" que le sirvió para irrumpir en la política nacional en las elecciones europeas y que le catapultó al poder municipal y al Congreso en los posteriores comicios municipales y autonómicos, y en las generales del 20-D Y 26-J.

En su apuesta por llevar a la calle la acción política -la base de su batalla interna con Iñigo Errejón-, Iglesias ha iniciado este lunes una campaña que tiene como protagonista al IBEX-35. "Hoy sacamos La Trama a la calle porque para desarticularla, primero hay que conocerla", afirma Podemos sobre su autobús, inspirado en la última y polémica iniciativa de Hazteoir.

Se da la circunstancia de que cuando Hazteoir sacó a la calle su autobús naranja en defensa de la distinción de sexos en la infancia, los principales dirigentes de Podemos pusieron el grito en el cielo por una iniciativa que ha inspirado claramente ésta de la formación morada.

"Lo tendrán que decir los jueces, pero a mí me parece una barbaridad", dijo Iglesias cuando se le preguntó si la campaña de Hazteoir podrían constituir un delito de odio. "España no tolera la transfobia de estos hijos del PP", añadió.

Pero Podemos fue más allá y exigió al Gobierno que retirase todas las subvenciones públicas que el colectivo católico recibía por el mero hecho de poner a circular su autobús en las calles de distintas ciudades españolas.

Más allá aún fue Irene Montero, que este lunes viaja en el autobús que pretende desenmascarar la trama. Entonces, lo que pretendía denunciar Hazteoir era, en realidad, un delito de odio:

Llama la atención que Podemos considere que la iniciativa de Hazteoir promovía al odio cuando en su autobús no había referencia alguna a persona física. Sin embargo, en el tramabús, el partido morado señala directamente a personas concretas, la mayoría de ellas no implicadas en ningún asunto judicial y menos con casos de corrupción.

Respecto a las subvenciones, pincha también Podemos. Exigió que se retirará a Hazteoir una ayuda muy limitada vinculada a ciertas exenciones fiscales, cuando el partido morado -según reconoce la misma formación- recibió entre enero y septiembre del pasado año un total de 4.66 millones de subvenciones públicas.

Iglesias asume el protagonismo

Según la iniciativa de Podemos que ha arrancado este lunes -con protagonismo del propio Iglesias y de su portavoz parlamentaria, Irene Montero-, el tramabús pretende "señalar" a "los poderes económicos responsables de las privaciones de derechos humanos en este país".

El autobús, que va a recorrer las principales ciudades del país, está pintado de color azul y sobre él hay imágenes sobreimpresionadas de distintas personalidades como los expresidentes Felipe González y José María Aznar; el presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián, el extesorero del PP, Luis Bárcenas; la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; y algunos empresarios inmersos en causas judiciales -pero sin condena firme- como Gerardo Díaz Ferrán, Miguel Blesa, Arturo Fernández o Rodrigo Rato.

En la parte trasera del vehículo puede leerse: "La trama corrupta se mantiene en el poder recortando nuestros derechos y saqueando nuestro país".

Podemos pretende pasear su tramabús por delante de las principales referencias del poder económico y financiero de nuestro país. En el caso de la capital, las Torres Kio, la sede del BBVA, la Bolsa y, también, la sede central del PP en la calle Génova.

Distinta vara de medir para Carmena

El autobús de Podemos no contraviene la ordenanza de publicidad exterior del Ayuntamiento de la capital, por lo que, en principio, no tendrá problemas para circular por las calles de la ciudad, han informado fuentes municipales.

Sin embargo, en el caso de Hazteoir, la Policía Municipal de Madrid pasó a inmovilizar el vehículo y a denunciarlo inicialmente por incumplimiento de la ordenanza de publicidad del Ayuntamiento de Madrid.

En su artículo 2, referido a "medios de expresión publicitaria no autorizada", se indica que "se prohíbe la publicidad en cualquier tipo de vehículo o remolque, en circulación o estacionado, excepto la que se realice en los vehículos destinados al transporte público".

Comenta esta noticia
Update CMP