18 de noviembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

María José Campanario, vencida por sus enemigos, grita su desesperación

María Jesús grita su dolor

María Jesús grita su dolor

La mujer de Jesulín no encuentra consuelo a su desconsuelo. Atrapada por la enfermedad, las críticas que recibe han acabado por hacerla estallar. Está muy tocada y le llueven las críticas.

María José Campanario no encuentra la tranquilidad que tanto necesita. La fibromialgia que padece la ha llevado nuevamente a ser ingresada. Sin embargo, desde Sálvame no le dan tregua y eso hace que se desespere. Tendría que estar alejada de todo para recuperarse pero no puede resistirse al móvil y eso juega en su contra.

Desde siempre, María José ha estado muy pendiente de todo lo que se decía sobre ella. El tsunami mediático que provocó su estancia en una clínica malagueña el pasado verano hizo que tocara fondo. Se dijo, se comentó y se rumoreó hasta la saciedad. Un totum revolutum en el que ella salió perdiendo.

Fue en agosto del año pasado cuando María José y Jesulín decidieron tomar medidas legales contra Sálvame y algunos de sus integrantes. La cuestión conllevaba también el silencio público de la odontóloga, aconsejada por su letrado. Se trataba de no entrar al trapo para restar armas al enemigo. Una buena estrategia que se ha visto interrumpida por la celebrity recientemente.

La mujer de Jesulín ha vuelto a romper su silencio vencida por las críticas. No puede más y está desbordada. Sus enemigos en los medios y en redes sociales han conseguido doblegarla y ha repetido un descargo en el que se muestra vencida por la incomprensión. Así ha expresado: “No me gusta dar pena a nadie. Ingreso porque soy intolerante a muchos medicamentos, y los únicos que se pueden poner en mis brotes son hospitalarios. ¿Crees que me hace gracia separarme de mis hijos en vez de poder estar en mi casa? Esta tía tiene nombre y sufre como tú y como cualquiera. Puedes creer o no, pero la fibromialgia es así. No se ve por fuera, te mata por dentro”.

Así continúa Campanario,”¿Da igual si una se muere, verdad? Porque como ha salido en una revista… jamás cobrando por hablar de la fibromialgia sino con el fin de ayudar, pero como sale en revistas, qué más da lo que sufra o sufra su familia o sus hijos, porque como ha salido en revistas… en muchas sin cobrar… madre mía. Hablé gratis de mi enfermedad por si podía ayudar, pero aun poniéndolo en la revista, hay mentes muy retorcidas. ¿Qué se le va a hacer? Lo conté gratuitamente y con la intención de ayudar a quienes la padecen y no se les atiende bien o no se les cree. Pues Lady Gaga y Morgan Freeman lo han contado igual y no pasa nada, pero como yo soy la mierda la Campa”.

La fibromialgia que padece María José hace que necesite ser ingresada para que le regulen la medicación. El dolor le impide dormir y eso altera su estado. El descanso es vital, y al no poder alcanzarlo, entra en una espiral de crisis agudas. Le ocurre a muchos afectados por la enfermedad. Sin embargo, en su caso, todo se mira con lupa y se barajan otros motivos como detonante que hacen que se rompa y toque fondo.

 

Comenta esta noticia
Update CMP