25 de septiembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Rey impone a su familia el veraneo más sobrio que se recuerda en la Casa Real

La última aparición de la Familia Real, en el funeral de estado por las víctimas de la pandemia

La última aparición de la Familia Real, en el funeral de estado por las víctimas de la pandemia

No están los tiempos para excesos y Don Felipe parece tenerlo claro, pues ha diseñado un mes de agosto desconocido para la Reina Letizia, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía.

Ahora que los monarcas han concluido su ruta por territorio nacional y el Rey Felipe presidió la conferencia de presidentes autonómicos en La Rioja, la Familia Real puede por fin entregarse a sus vacaciones. Pero este verano serán muy diferentes. Ni la crisis del coronavirus ni la delicada situación en la que se encuentra el Rey emérito aconsejan unas vacaciones de excesos. Y así parece haberle entendido Don Felipe.

 

Así las cosas, los Reyes y sus hijas tienen previsto desplazarse el fin de semana del 7 al 8 de agosto a Palma de Mallorca, donde se encuentra ya Doña Sofía. Sin embargo, la estancia de Felipe y Letizia junto a Leonor y Sofía en la isla balear, su destino veraniego por excelencia, será diferente a la de años anteriores.

En esta oportunidad, debido a la amenaza por el coronavirus, desde Zarzuela se ha informado que “no tendrá lugar la tradicional recepción a la sociedad balear en el Palacio de La Almudaina de Palma”, una cita que cada verano reunía a numerosas autoridades y representantes de distintos ámbitos. El verano pasado, los Reyes, junto a Doña Sofía, recibieron en torno a 600 invitados en esta reunión anual.

Un mes de entrevistas y reuniones

Por otro lado, a partir del 10 de agosto, los reyes retomarán su agenda oficial de trabajo en esos días estivales y volverán a viajar desplazándose a las islas para reunirse en persona con distintos sectores golpeados por la pandemia. Es decir, que los monarcas volverán a la tónica llevada desde que comenzó el verano y lo harán hasta el 17 de agosto.

 

A su vez, Felipe VI mantendrá su habitual despacho con el presidente Pedro Sánchez, con quien tiene previsto reunirse en el Palacio de Marivent. Asimismo, el Rey también dedicará sus días en Palma de Mallorca a recibir en audiencia a distintas autoridades autonómicas en el Palacio de la Almudaina.

Tradicionalmente, justo tras su paso por la isla balear, los Reyes acompañados por la Princesa Leonor y la Infanta Sofía realizaban un viaje privado en familia para descansar todos juntos. Sin embargo, según ha informado la Casa Real, una vez finalizada la estancia en Palma de Mallorca, la Familia Real regresará a Madrid para retomar su agenda habitual.

 

Comenta esta noticia