21 de septiembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El ayuntamiento de Chipiona pone contra las cuerdas a Rocío Carrasco

Chipiona contra Rocío Carrasco

Chipiona contra Rocío Carrasco

Hace ya once años que Rocío Jurado falleció y el museo de su vida sigue sin abrirse. El asunto tiene los ingredientes del mejor thriller: corrupción, intrigas familiares, dinero, poder...

El Museo Rocío Jurado sigue siendo un proyecto inacabado. Son muchos los flecos legales que quedan por resolver y de ahí que estemos donde estamos. En el aire quedan partidas millonarias de dinero público que se insuflaron al proyecto y que están sin justificar. De ahí que la alcaldesa de Chipiona, Isabel Jurado, anunciara una rueda de prensa que causó sorpresa en la familia de la artista. Especialmente, en su hija Rocío Carrasco.

Esta semana, Isabel Jurado se reunió con la persona en quien Rocío Carrasco ha delegado para que la represente en Chipiona en lo relacionado con el museo de su madre. Se trata de su prima, Rocío Jurado. También desde el consistorio se atendieron las llamadas de otros familiares de la artista que quisieron conocer los motivos de la sorpresiva convocatoria emitida por el ayuntamiento.

En su comparecencia ante los medios, la alcaldesa de Chipiona ha explicado que en noviembre del año pasado se remitió a Rocío Carrasco una propuesta de convenio sobre el museo y que la contestación que recibieron de ella fue la demanda de “información sobre las irregularidades que se produjeron en su momento en la construcción del complejo en el que se engloba el museo”. En este punto, Isabel Jurado asegura que la mencionada documentación se ha puesto a disposición de los representantes legales de Rociíto.

Como ya explicamos en exclusiva en Esdiario, las peticiones de Rocío Carrasco para rubricar el convenio que daría luz verde al museo se resumen en una, transparencia. La heredera de la artista no quiere que las irregularidades afecten al buen nombre de su madre ni tampoco al suyo, de ahí la petición de documentación. Lógicamente, hasta que no le sea facilitada, no dará su aprobación.

Lo cierto es que la palabra corrupción sobrevuela el museo de la Jurado. En este sentido, el actual equipo de gobierno no tiene nada que ver. Al contrario, la cosa viene de atrás. De hecho, este asunto en manos de la justicia, que será quien se pronuncie sobre una supuesta malversación de dinero público. De momento, el consistorio ya ha devuelto dos millones de euros al Ministerio de Industria, de los 3,5 que recibieron, dado que se emplearon en otros fines para los que estaban destinados.

En palabras de la alcaldesa sobre la investigación judicial mencionada en el párrafo anterior: “El juzgado tendrá que decir quiénes son los responsables de esa mala gestión. En ningún caso, la familia de Rocío Jurado ni este equipo de Gobierno municipal”. Sin embargo, ha mostrado sus discrepancias con Rocío Carrasco, a quien ha recriminado la petición de un expediente que contiene más de siete mil folios difíciles de reunir. Otra vez la sombra de la corrupción. ¿Se han destruido documentos y de ahí la dificultad para facilitar el expediente? En cualquier caso, Isabel Jurado ha dado a entender que la heredera está poniendo palitos en la rueda al solicitar esa documentación en vez de un simple informe.

La alcaldesa también ha dejado entrever que Rocío Carrasco está exigiendo mucho al actual equipo de gobierno cuando al anterior le cedió las pertenencias de su madre sin tener nada firmado. Sobre estos objetos, entre los que se incluyen unos cuatrocientos vestidos, Isabel Jurado ha señalado que el Ayuntamiento se encarga de su conservación.

Lejos de la imagen de interesada que se ha dado Rocío Carrasco, la realidad es completamente diferente, y así lo ha reconocido la alcaldesa al señalar que el dinero nunca ha sido un problema en las negociaciones mantenidas con ella. Algo que también le achacaban sus familiares. La más vehemente, Gloria Camila, que le ha echado en cara su usura en diferentes ocasiones.

Mientras la alcaldesa pone contras las cuerdas a Rocío Carrasco al señalar que “No se puede seguir privando a los ciudadanos de un espacio que se ha realizado con dinero público y que puede utilizarse para uso cultural”, falta por justificar 1.500.000 de euros que se recibieron del Ministerio de Industria y que el actual equipo de gobierno del consistorio de Chipiona no sabe en qué se emplearon. Y mientras esto no se aclare, la heredera de la artista no firmará el convenio.

Comenta esta noticia
Update CMP