Sánchez logra el "sí" de Compromís para acentuar la presión a Iglesias

José Luis Ábalos, Ximo Puig, Pedro Sánchez, Mónica Oltra y Joan Baldoví en Valencia

José Luis Ábalos, Ximo Puig, Pedro Sánchez, Mónica Oltra y Joan Baldoví en Valencia

Mónica Oltra resalta el "éxito" del gobierno de coalición valenciano, pero se mantiene equidistante ante la fórmula de un Ejecutivo a la portuguesa que propone Sánchez.

Pedro Sánchez ha logrado su primer golpe de efecto en su nueva estrategia para presionar a Podemos de que apoyen su investidura, bajo la fórmula portuguesa. Compromís, socio electoral de Pablo Iglesias en las generales de 2015 y 2016, pasará de la abstención al "sí". El presidente del Gobierno hizo un guiño al desplazarse a Valencia para convencer al diputado Joan Baldoví y a la lideresa de la coalición nacionalista, Mónica Oltra. Un gesto de cortesía, tras el ninguneo de Sánchez al parlamentario nacionalista a la denominada "agenda valenciana",  durante la fallida sesión del Congreso.

El fracaso de la investidura ha obligado a Sánchez a pisar suelo. La reunión a la que también asistió el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el ministro valenciano José Luis Ábalos duró hora y media  y se eligió las dependencias de una hotel para trasladar un mensaje de "neutralidad".

¿Por qué ha iniciado Sánchez sus negociaciones políticas con Compromís?  Es cierto que sólo es un voto, pero el efecto es superior. La Comunitat Valenciana tiene desde la pasada legislatura, gobierno "coalición", PSOE y Compromís, y desde esta legislatura Podemos se incorporó al Ejecutivo. La fórmula valenciana es rechazada por el presidente, más aún tras el pulso de Iglesias, pero Compromís, que rompió su alianza con Podemos, descarta una repetición electoral consciente de que la nueva cita volvería a  beneficiar a los socialistas valencianos.

La coalición de Oltra ha asumido un protagonismo político ante el bloqueo.  En el debate de investidura, Sánchez  pasó por alto las reivindicaciones de la coalición que pasan por un calendario detallado para reforma del modelo de financiación autonómica,  mecanismos de compensación mientras ésta no se produzca, garantías para el reconocimiento de la deuda histórica de la Comunitat, el compromiso de la aportación del 50% por parte del Gobierno para la dependencia y las inversiones en infraestructuras acorde con la población.

Al término de la reunión, el ministro Ábalos aseguró que en lo "sustancial" hay acuerdo. Y Mónica Olra, en un discurso político, defendió las bondades del Botànic (acuerdo de gobierno valenciano), al tiempo que rechazó, de todas todas, la repetición de las elecciones. Baldoví aseguró que si Pedro Sánchez logra la investidura en septiembre, habrá modelo de financiación autonómica en ocho meses, más dinero mientras tanto para la Comunitat Valenciana, y un acuerdo para que la dependencia sea costeada, como marca la ley, a partes iguales entre las comunidades autónomas y el gobierno.

Las negociaciones entre el PSOE y Compromís seguirán durante este mes, documento incluido, pero tanto Ábalos como Oltra-Baldoví están convencidos de que habrá acuerdo y esta vez, sí, Compromís apoyará a Sánchez.

Comenta esta noticia
Update CMP