27 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Elena Furiase revela el impactante episodio de acoso sufrido en su adolescencia

Elena Furiase, contando su dura experiencia en Mi casa es la tuya

Elena Furiase, contando su dura experiencia en Mi casa es la tuya

La hija de Lolita dejó sobrecogidos a todos en 'Mi casa es la tuya' al contar con todo lujo de detalles un angustioso pasaje padecido en una parada de autobús de La Moraleja.

Bertín Osborne arropó a Concha Velasco en 'Mi casa es la tuya' con dos invitadas de excepción: las actrices Ana Milán y Elena Furiase. Junto a la 'chica yeyé' comentaron entre risas anécdotas y episodios de la vida de la artista y los enriquecieron con sus propias experiencias. Y en ese trance, la hija de Lolita dejó boquiabiertos a todos relatando un oscuro intento de acoso sufrido de adolescente.

La revelación se produjo cuando Osborne le preguntó a Concha si había sufrido acoso en su profesión. La veterana intérprete confesó que sí, por parte dos personas que ya están muertas y que, como es "persona educada", no quiso hablar más de lo que ya no están aquí.

 

Fue en ese momento cuando la nieta de Lola Flores contó un durísimo trago padecido en la urbanización en la que residía junto a su familia.

"Cuando vivíamos en La Moraleja, yo estaba esperando el bus, pasó un coche de color vino, volvió a pasar y ya se bajó un señor bastante mayor y me dicho que si me acercaba a algún sitio, le dije que no, me lo volvió a preguntar y yo le dije" 'No, porque tengo una amiga aquí atrás que la estoy esperando y mi madre está ahí en mi casa que la tengo ahí", comenzó relatando.

Pero aquel hombre no se conformó con aquella respuesta: "Entonces se bajó del coche, me abrió la puerta del asiento de copiloto y me lo volvió a preguntar. Le dije que no otra vez y ya se me acercó, me cogió de la cara y me dijo 'Tranquila que no te voy a hacer nada' y a mí se me ocurrió empujarle para atrás y salir corriendo a mi casa. Llegué a mi casa, sola, llamé a mi novio y cuando corría le oía decir 'no digas nada por favor'".

El relato dejó sobrecogidos a sus acompañantes por la angustia del momento, aunque también celebraron la frialdad de Furiase para librarse de aquella sórdida situación.

 

Comenta esta noticia