20 de noviembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Victoria Federica muy lejos de lo que aparenta: el gran chasco de la Casa Real

Los mentideros del corazón especializados en Borbones están que hierven con la hija pequeña de la Infanta Elena. Parece que no es oro todo lo que reluce en torno a la nieta de los Eméritos.



Era la gran esperanza de la familia. El modelo a seguir. La que todo lo hacía bien y era buenecita. Pero llegó la mayoría de edad y todo se fue al traste. Es la conclusión a la que llega Lecturas en un artículo en el que analiza la evolución de Victoria Federica desde que cumplió los 18 años.

Antes, lejos de las polémicas que siempre acompañaban a su hermano Froilán, la hija pequeña de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar aparecía como modélica: buena estudiante, cabal, discreta... Una joya que además se había posicionado como la nieta favorita de los Reyes Juan Carlos y Sofía. 

Ahora todo parecía un espejismo después de que en los mentideros del corazón se esté especulando con que en los últimos meses se acerca peligrosamente a los pasos de su hermano mayor.

Ya no es buena estudiante, ya no es discreta y ya no es tranquila ni aficionada a la alta cultura, concluye la revista del corazón, que también alega que antes de llegar a los 18 años, era una auténtica desconocida para todos, "refugiada tras la protección mediática de sus padres y, sobre todo, eclipsada por su hermano Foilán, la nieta favorita de los reyes Juan Carlos y Sofía no era más que una adolescente calmada y aplicada. Una buenísima estudiante que iba a dejar en ridículo los fracasos académicos de su hermano. Nada más lejos de la realidad". 

Sea como fuere, lo cierto es que en los últimos tiempos Victoria Federica parece estar más cerca de Froilán en su devenir que de sus primas Leonor y Sofía.

El cambio de actitud se ha evidenciado con los años y ahora protagoniza pequeños escándalos y los estudios se le resisten más de lo esperado: La sobrina del Rey Felipe también tuvo que repetir primero de bachillerato, tal y como asegura LOC, por sus malos resultados.

Cabe recordar que pasó dos años en un internado, de ahí saltó al colegio británico Saint George, de donde acabó marchándose viendo que las malas notas persistían. Ahora estudia en un colegio privado en el madrileño barrio de El Viso. 

 
 
 
Comenta esta noticia
Update CMP