23 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Espinar quita el micro a una periodista de la SER al verse contra las cuerdas

Ramón Espinar durante su comparecencia.

Ramón Espinar durante su comparecencia.

El senador de Podemos compareció para dar explicaciones por la vivienda protegida que vendió antes de tiempo y acabó enzarzándose con la prensa y hablando de motivación política.

"Estoy golpeado y dolido". Así definió Ramón Espinar su estado de ánimo tras conocerse que hizo dinero con la venta de una vivienda protegida que adquirió con 23 años en Alcobendas y de la que se desprendió poco después.

El portavoz de Podemos en el Senado compareció visiblemente enfadado para dar las explicaciones que en privado le había negado a la SER -el medio que ha destapado el caso- y negar cualquier irregularidad.

Sin embargo, su rueda de prensa pronto se convirtió en un toma y daca con la periodista de la radio de Prisa, Mariela Rubio. En uno tan incómodo que el responsable de prensa de Podemos la cortó en seco cuando ella estaba poniendo contra las cuerdas a Espinar.

Durante su comparecencia él insinuó que hay una motivación política detrás de la información, por "las fechas": en plenas primarias de Podemos Madrid, a las que él opta. Y para apuntalar su teoría contó: "La SER lo conocía desde hace tiempo y a mí me consta. ¿Por qué no lo publicó hace 15 o 20 días, que es cuando yo me enteré?", se preguntó.

Iniciado el turno de preguntas la periodista de la SER cogió el micrófono sintiéndose aludida y explicó por qué la SER no había publicado nada antes: "Hemos intentado que nos dé estas mismas explicaciones hace muchas semanas", le recriminó.

Acto seguido ambos se enzarzaron en una guerra de cifras por el precio de compra del piso, que según figura en el Instituto de la Vivienda de Madrid fue de algo más de 146.000 euros. Cuando Rubio trató de replicar a las aportadas por Espinar, éste le espetó: "¿Puedo explicarlo? Le agradezco mucho que me deje explicarlo".

La tensión entre ambos fue en aumento. "Podemos estar discutiendo por mil euros arriba o abajo", señaló la periodista. En vista de que no dejaba de preguntar, el responsable de prensa dio por terminado su turno y pasó a otra periodista.

Le salió mal, puesto que esta última comenzó diciendo que iba a hacer la pregunta que no le habían dejado hacer a su compañera: de dónde salió el dinero con el que Espinar pagó la entrada de la vivienda y varias cuotas cuando era un estudiante sin ingresos. "El origen es el que todo el mundo se imagina, un préstamo familiar. A mí me dejaron el dinero. No tengo las cantidades exactas pero en torno a 60.000 euros. En cuanto vendí la vivienda devolví hasta el último euro".

Ante la insistencia de los periodistas concretó quiénes le habían hecho el préstamo: "Mi madre, mi padre y mi abuela". Su padre, Ramón Espinar, es uno de los acusados en el juicio de las tarjetas black y tenía relación con el entonces alcalde de Alcobendas, José Caballero. "¿Y qué tiene que ver aquí el Ayuntamiento de Alcobendas?", preguntó en alto el también diputado de la Asamblea de Madrid, nervioso cuando salió a relucir la amistad entre su padre y Caballero

Según Espinar, con la venta no ganó 30.000 euros sino "19.000 o 20.000", y no era un piso promovido por la Comunidad de Madrid sino por una cooperativa de suelo. Como teóricamente no lo podía vender en diez años y lo hizo en uno (después de recibir autorización, argumentando que no podía pagarlo), lo vendió al precio fijado por la Comunidad de Madrid y no al precio de mercado.

"¿Se somete a este escrutinio público a todo el que compra y vende un piso en el ejercicio de un cargo público?", se preguntó.

Comenta esta noticia
Update CMP