25 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Querella por acoso contra Iglesias y Montero de decenas de vecinos de Galapagar

Dispositivo de la Guardia Civil para proteger el chalet del líder de Podemos.

Dispositivo de la Guardia Civil para proteger el chalet del líder de Podemos.

Al líder de Podemos se le acumulan sus líos judiciales. Y acaba de recibir la segunda mala noticia relacionada con el blindaje desmesurado de su casoplón en la Sierra de Madrid.

Los vecinos de Pablo Iglesias e Irene Montero pasan al contraataque. Lo hacen hartos y cansados del blindaje que el vicepresidente y la ministra de Igualdad han impuesto alrededor de su chalet en la Sierra de Madrid. Y al acoso diario que denuncian recibir de los miembros de la Guardia Civil y de los escoltas de los líderes de Podemos.

Una veintena de residentes en Galapagar han presentado este miércoles una querella contra Iglesias, al considerar que es el responsable del "acoso total" ejercido contra ellos por parte de agentes para evitar que protestaran ante las puertas de su vivienda.

Según expone la querella que se ha presentado ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, dada su condición de aforado, el vicepresidente ha hecho uso de su cargo para "dar instrucciones" y evitar manifestaciones contra la gestión del Gobierno por la pandemia del coronavirus. Por ello, le imputan un delito cometido por funcionario público contra derechos individuales, coacciones y denuncia falsa, con la agravante de prevalecerse del cargo público.

Además, los vecinos, constituidos en la plataforma Sancionados por Pablo Iglesias, han interpuesto otra querella en los juzgados de instrucción de Collado Villalba, contra un teniente de la Guardia Civil, 23 agentes del Instituto Armado y un policía Nacional por los delitos de coacciones leves e impedir el ejercicio de derechos cívicos por estos mismos hechos.

 

Una de las caceroladas frente al chalet de Iglesias y Montero.

 

Ambos escritos afirman que los querellantes "han sido objeto de un acoso total en base a las instrucciones dadas" por el vicepresidente segundo del Gobierno, después de que éstos acudieran el pasado 7 de junio de forma "espontánea" a protestar a las inmediaciones de su vivienda contra la "nefasta gestión del Gobierno y los miles de fallecidos como consecuencia de sus graves negligencias".

Destacan que sólo los manifestantes que portaban la bandera de España o hacían sonar el himno nacional han sido identificados "de forma totalmente discriminada" y multados. Además aseguran que se les ha prohibido "atravesar" de manera "injustificada" la calle en la que vive Iglesias y la ministra de Igualdad, Irene Montero, "tanto en coche como a pie".

La querella imputa a Iglesias un delito cometido por funcionario público contra derechos individuales, coacciones y denuncia falsa

Por todo ello, entienden que Iglesias, no sólo ha actuado "contra sus propios actos", pues, según recuerdan, antes de ser vicepresidente del Gobierno llamó a "protestar contra políticos bajo expresiones tales como: 'jarabe democrático'"; sino que ha estado "utilizando a los agentes de seguridad como si fuesen sus guardaespaldas privados".

Una de las vecinas, Claudina Gutiérrez, ha explicado en declaraciones a Europa Press que las propuestas de sanción llegaron incluso habiendo "cumplido a rajatabla lo que decía la Guardia Civil" durante las protestas y que para ello alegaron "motivos falsos" como que los manifestantes habían intentado "saltarse la valla". "Es una desproporción increíble a la que estamos siendo sometidos", ha afirmado.

De hecho, la querella presentada contra los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad también incluye el delito de lesiones porque, según indica, uno de los agentes "ejerció violencia física" sobre esta vecina, por lo que tuvo que acudir a urgencias al hospital.

Comenta esta noticia