30 de marzo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El mánager del Barça da la puntilla a Piqué tras su error fatal en el Camp Nou

Piqué observa a Ronaldo en el terreno de juego.

Piqué observa a Ronaldo en el terreno de juego.

El defensa se metió un autogol que le sirvió al Real Madrid para encarrilar un partido trabado. A los memes que inundan Twitter se une la dureza del club y de la prensa catalana con él.



A Gerard Piqué le gustan los titulares, pero a buen seguro no le habría gustado protagonizar de esta manera los del primer asalto de la Supercopa de España, que terminó con 1-3 en el marcador y polémica por el dudoso penalti pitado en favor del Barça y la expulsión de Cristiano Ronaldo.

Con su gol en propia puerta, que abrió la lata para el Real Madrid, el defensa del Barça se ha convertido en carne de cañón para memes.

Pero lo peor para él no son las burlas de los tuiteros, sino la dureza con la que la directiva del Barça y la prensa catalana le han tratado este lunes por haber arruinado la buena marcha que llevaba el equipo hasta entonces.

Empezó por hurgar en su herida el mismísimo mánager general deportivo del club, Pep Segura, que en declaraciones a TV3 tras el duelo señaló: "El partido ha estado condicionado por el primer gol del Madrid, el error de Gerard ha sido determinante. Nosotros hemos controlado la primera parte pero ese gol ha cambiado el partido". Menuda forma la de Segura de estrenarse en partido oficial como portavoz del club antes y después de los encuentros.

Para el Sport el momento en que Piqué empujó hasta el fondo de la portería un centro sin peligro de Marcelo lo cambió todo. "A partir de ese momento aparecieron todos los déficits que tiene todavía este equipo. El Barcelona dejó de ser un conjunto armado y se desestabilizó en defensa dejando muchos huecos que el Madrid no desaprovechó".

Según El Periódico, de no haber sido por el autogol de Piqué el choque habría merecido "terminar tan igualado como comenzó, en el campo y el marcador". Y La Vanguardia llega a vaticinar: "El dichoso cambio de ciclo toma cuerpo".

El empate de Messi de penalti sólo sirvió para encender más al Real Madrid, que volvió a tomar la delantera con un golazo de Cristiano y sentenció con uno de Asensio. El miércoles será la vuelta en el Bernabéu.

Comenta esta noticia
Update CMP