06 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

CaixaBank obtiene un beneficio de 205 millones de euros en el primer semestre

La entidad realiza un ejercicio de fortaleza financiera ante impactos futuros asociados a la pandemia, con una nueva provisión en el segundo trimestre de 755 millones

El Grupo CaixaBank obtuvo en el primer semestre del año un beneficio atribuido de 205 millones de euros, un 67% menos respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, después de realizar, durante estos seis primeros meses, una provisión extraordinaria de 1.155 millones de euros y anticiparse así a impactos futuros por los efectos económicos de la COVID-19. En el primer trimestre se dotaron 400 millones y, en el segundo, se ha registrado una provisión de 755 millones. Asimismo, los resultados de 2019 estuvieron marcados por el impacto del acuerdo laboral (978 millones de euros).

Desde mediados de marzo, CaixaBank ha estado operativo en todo momento como proveedor de servicios esenciales, actuando con un grado de compromiso muy elevado con la sociedad y con sus clientes gracias al trabajo de los más de 35.000 empleados del Grupo. La entidad ha garantizado la financiación a empresas y particulares y sigue apoyando a los sectores más afectados por la pandemia.

Durante el estado de alarma, la entidad mantuvo abiertas la gran mayoría de sus oficinas (entre el 85%-90%) en el 97% de los más de 2.000 municipios en los que CaixaBank está presente. A día de hoy, el 99% de su red ya se encuentra operativa. Asimismo, también cuenta con la mayor red de cajeros automáticos de España, con 9.000 terminales.

CaixaBank, con el sector empresarial y al lado de todos los clientes

Hasta el 30 de junio, la entidad ha aprobado un total de 357.488 solicitudes de moratoria de sus clientes en España, que afectan a una cartera de 9.848 millones de euros. Como entidad asociada a la CECA, además de adherirse a la moratoria hipotecaria y de préstamos al consumo planteada por el Gobierno ha apoyado la moratoria sectorial, ampliando la duración de las moratorias legales en el pago de estos créditos, y extendiéndolas más allá de los colectivos vulnerables incluidos en el Real Decreto Ley.

Por otra parte, desde el inicio del estado de alarma y hasta el 30 de junio, CaixaBank ha concedido 32.500 millones de euros al sector empresarial, al margen de las líneas ICO, destinados a facilitar la financiación de las grandes empresas, pymes, autónomos y emprendedores, para paliar los efectos económicos de la pandemia en el tejido productivo. Además, desde el inicio de la comercialización de las líneas ICO COVID-19, CaixaBank ha gestionado más de 164.000 solicitudes de préstamos por un importe total de 13.726 millones de euros.

La innovación ha sido una palanca clave para alcanzar este grado de compromiso con los clientes. La entidad es líder en banca digital en España, con un 32,9% de cuota según los datos de Comscore,  y alcanzó en el mes de junio los 7 millones de clientes digitales (web y móvil), su récord histórico. La app móvil CaixaBankNow ha superado también, por primera vez, los 6 millones de usuarios. En este sentido, recientemente, la entidad ha transformado imagin, el banco solo móvil para el público joven, en una plataforma digital dedicada a la creación de servicios digitales financieros y no financieros para jóvenes.

En este entorno complejo, durante los meses de junio y julio se ha recuperado gradualmente los niveles de actividad. De esta forma, la entidad consolida y mejora cuotas de mercado en los principales  productos y servicios como nóminas domiciliadas, fondos de inversión, planes de pensiones, seguros de vida, crédito a empresas, entre otras.

Los ingresos core se mantienen prácticamente estables

Respecto a la cuenta de resultados del primer semestre, los ingresos core muestran una ligera reducción en el año y se sitúan en los 4.064 millones de euros (-0,5%), a pesar del contexto económico actual. El margen de intereses asciende a 2.425 millones, -2,1% respecto al mismo periodo de 2019, básicamente, por el descenso de los ingresos de los préstamos por una disminución del tipo de interés aplicado, vinculado en parte al incremento de la concesión de créditos ICO, a la reducción de los ingresos procedentes del crédito al consumo y al descenso de la curva de tipos. Esto ha sido parcialmente compensado por un incremento del volumen.

Destaca la buena evolución de las comisiones (+1,5%) respecto al primer semestre de 2019, aunque la disminución de la actividad económica a partir de la segunda quincena de marzo de este año y el impacto de los mercados influyen en su evolución respecto al primer trimestre (-7,5%).

En la evolución del margen bruto (-7,4%) influye la reducción del resultado de operaciones financieras y el resultado de participadas. Respecto a los ingresos de la cartera de participadas, los ingresos por dividendos incluyen, en el segundo trimestre, el dividendo de Telefónica por el primer scrip dividend aprobado y BFA, por 50 y 40 millones de euros, respectivamente. Los resultados de entidades participadas disminuyen un -53,7% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior por el registro de menores resultados atribuidos en el marco del actual entorno económico.

Los gastos de administración y amortización recurrentes se reducen un -2,6% tras una intensa gestión de la base de costes. Este ejercicio de contención supondrá para el año 2021 un ahorro de más de 300 millones de euros respecto a lo previsto en el Plan Estratégico. Los gastos de personal decrecen un -4,6%, materializando ahorros asociados al acuerdo laboral de 2019 y las prejubilaciones de 2020, que compensan el incremento vegetativo. Los gastos generales también disminuyen un -0,8% en el año.

Comenta esta noticia