17 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La imputación del asesor de Sánchez arrastra el caso Villarejo hasta La Moncloa

Alberto Pozas, hasta la pasada semana director de Información Nacional de la Presidencia del Gobierno.

Alberto Pozas, hasta la pasada semana director de Información Nacional de la Presidencia del Gobierno.

Pablo Iglesias ha logrado su objetivo: llevar el escándalo de las cloacas policiales al entorno del candidato del PSOE. Su número dos de prensa dimitió el viernes y ahora ha sido imputado.

La constelación Villarejo orbita ya, también, sobre el gobierno socialista. Y Pablo Iglesias ha logrado su objetivo: llevar el presunto espionaje a Podemos a los mismísimos aledaños de Pedro Sánchez. Tal vez por eso, su director general de Información Nacional, Alberto Pozas, -uno de los hombres del presidente- dimitió el pasado viernes. Desde este lunes, además, está imputado.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, investiga al que fue director de Interviú tras escuchar su declaración este lunes en relación al volcado del teléfono sustraído a una asesora de Pablo Iglesias en 2016 que acabó pasando por la redacción de la ya extinta revista, según han informado fuentes jurídicas.

Pozas había sido llamado como testigo después de que el comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo le señalase durante una declaración como la persona que le entregó un pendrive con el contenido del teléfono de Dina Bousselham, asesora muy próxima a Pablo Iglesias por aquellas fechas.

Convocado a las 11 de la mañana, Pozas ha visto interrumpida su declaración al cambiar su condición de testigo a investigado al cabo de unos minutos y tendrá por tanto que volver a la Audiencia Nacional acompañado de su abogado, de acuerdo a las mismas fuentes.

Villarejo le señaló ante el juez para justificar por qué el contenido de ese volcado apareció entre el abundante material informático que se le intervino en su detención en 2017 y parte del cual acabó publicado en un medio de comunicación.

El propio Iglesias dijo que había tenido constancia de este asunto porque el presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio, le llamó y le informó de que había llegado la copia del móvil a una de sus revistas y no se iba a publicar, extremo que él confirmó en la Audiencia Nacional cuando fue llamado como testigo.

Ahora, tras una testifical de en torno a media hora, Pozas pasa a ser investigado en esta pieza, la décima de la causa que investiga las actividades ilícitas del comisario Villarejo.

Además de Pozas, ha declarado este lunes en la Audiencia Nacional el que era novio de Dina Bousselham (actual marido), en calidad de testigo. En concreto, ha asegurado ante el juez que no difundió el móvil de la asesora de Iglesias ni tuvo nada que ver en la publicación posterior de su contenido.

Tras conocer la imputación de Pozas, el PSOE ha marcado distancias su exalto cargo ya que, según ha explicado José Luis Ábalos, se debe a su actividad profesional previa a su nombramiento como director general de Información Nacional del Gobierno de Pedro Sánchez.

Su cese en el cargo este viernes pasado supone en todo caso su "desvinculación de lo que en su vida anterior haya podido hacer", ha señalado Ábalos, preguntado si temía que esto pudiera afectar negativamente a la campaña del PSOE

 

Comenta esta noticia
Update CMP