10 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

ERC presume de tener a Sánchez comiendo de su mano y le da un último disgusto

La formación de Junqueras convoca su Consejo Nacional el día 2 por la tarde, prolongando así la ansiedad del socialista. La dirección, no obstante, avala el acuerdo: "Hay que intentarlo".

Las prisas de Pedro Sánchez no son las de ERC. El partido de Oriol Junqueras ha decidido convocar su Consejo Nacional -el órgano que aprobará o no la abstención en la investidura- el jueves 2 de enero a las cinco de la tarde, aumentando así un poco más la ansiedad del presidente en funciones. 

Ahora la pelota está en el tejado de Sánchez. Aunque parece poco probable, puede arriesgarse y encargar a Meritxell Batet a que convoque el pleno de investidura para el 2 de enero, antes de conocer la decisión final de ERC (así la votación definitiva sería el domingo 5), o puede esperar a que las bases de ERC se pronuncien. En este segundo caso las fechas, como pronto, serían 4, 5 y 7 de enero.

Sánchez confiaba en apretar las tuercas a ERC tras la frenética jornada de hoy, que comenzó con la decisión de la Abogacía del Estado sobre la inmunidad de Junqueras, siguió con la rúbrica del acuerdo con el PNV, más tarde con el abrazo entre Sánchez y Pablo Iglesias y, por último, con una reunión con Más País en el Congreso para asegurarse el voto de sus dos diputados. 

Sin embargo, no hay prisas que valgan para ERC, que ha dejado en manos de entre 270 y 280 militantes elegidos de distintas formas -así se conforma el Consejo Nacional- el visto bueno.

No obstante, la dirección de Esquerra avala la abstención. Es más. En una comparecencia tras la Ejecutiva Nacional del partido, celebrada este lunes por la tarde, la portavoz, Marta Vilalta remachó: "Vale la pena intentarlo". 

Vilalta presumió de los compromisos que ya le han arrancado a Sánchez, y esto no ha hecho más que empezar: "El reconocimiento de un conflicto político entre Cataluña y el Estado, y por tanto hay que empezar a activar la vía política", afirmó; y una "mesa de negociación entre gobiernos, que represente al país. No es una mesa de ERC sino del Gobierno de Cataluña, de país", explicó.

Junts per Catalunya, por contra, sí tiene ya una decisión definitiva: sus diputados votarán no a la investidura de Sánchez porque en el acuerdo entre Sánchez e Iglesias no hay ni rastro de un referéndum de autodeterminación futuro, según el partido.

Comenta esta noticia
Update CMP