El ahijado político del presidente Puig en la España que viene

Los últimos movimientos en la política valenciana están siendo muy ilustrativos. El último en dejar la pieza en una casilla amenazando a la reina es un buen amigo del presidente.

Sabido es la excelente relación entre el presidente de la Generalitat y el también castellonense Vicent Marzá. El singular conseller de Educación acaba de presentar las credenciales para optar a lo más alto en Compromís. Con Mónica Oltra que no pasa por su mejor momento político por diversas circunstancias y con Ribó cada vez más enredado en el caso de la EMT, el dirigente del Bloc, que riega con dinero público a entidades independentistas, se deja querer el recurre a la manida frase: "Si me lo pide el partido..." Y en estas, Puig cada vez más acosado por las "ayudas" públicas.

En la España que viene, en la España de Pedro Sánchez, habrá que hacer hueco a ministros comunistas, habrá que sentarse de igual a igual con un partido, Esquerra Republicana, cuya cúpula está en la cárcel. Y, ahora, además hay que lidiar con el PNV que también pide la autodeterminación. Esa es la España que viene. Esos son los socios de Sánchez. ¿Puede durar un gobierno así?

Comenta esta noticia
Update CMP