08 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La terrible pregunta que golpea a Ábalos y amenaza con acabar con su carrera

Ábalos, cariacontencido, este miércoles en el Congreso

Ábalos, cariacontencido, este miércoles en el Congreso

Una sola pregunta puede acabar con el ministro del PSOE y hacerse tambalear a Pedro Sánchez. De momento no han sabido responderla, pero en ella reside la clave de todo el escándalo.

El cerco judicial y político se estrecha sobre José Luis Ábalos, sometido a una tortura parlamentaria y a otro judicial que no va a terminar. Lo saben en Moncloa, en cuyo entorno confirman a ESdiario que dan por descontado el calvario, aunque confían en resistirlo.

Pero hay una pregunta clave que puede llevárselo todo por delante, incluso si se destruyen las cintas de Barajas, algo que fuentes jurídicas consultadas por este periódico considerarían "escandaloso y con consecuencias judiciales".

"Si Delcy Rodríguez solo quería hablar con José Luis Ábalos, ¿para qué vino a España?". Es la pregunta que sin duda se ha hecho el juez, que se formulan en el PP y que h expresado en público, entre otros, Carlos Herrera, con más contundencia si cabe, al hilo de la entrega de las cintas de vídeo desde AENA:

"Si entrega los vídeos, comprobaremos lo que ya sabemos todos. Y si los borra, será un escándalo. Porque, piénselo unos segundos, ¿quién si no un culpable intenta eliminar, a toda costa, las huellas de su delito?".

 

Lo que flota en el ambiente es que la clave está en las 40 maletas bajadas en persona por Delcy Rodríguez. ¿Por qué ella en persona? ¿Necesitaba Maduro a alguien de su más estricta confianza para una misión delicada?

La interceptación de casi una tonelada de oro venezolano en Aruba, conocida hace 48 horas, echa leña al fuego alentado por la diputada Ana Oramas, que alertó antes que nadie de que ahí podría estar la explicación de las misteriosas maletas de Delcy. "Un cuento", contestó este martes el propio Ábalos, con cara de superado pese a su proverbial resistencia.

Pero hay más que apunta en esa dirección. Y es que, según fuentes diplomáticas consultadas por este periódico, la venta de las reservas de oro desde Venezuela existe y, además, se viene practicando desde los tiempos de Hugo Chávez. Aunque es con Maduro cuando se ha hecho más difícil por los controles internacionales y por la espectacular reducción del patrimonio venezolano.

Ábalos tiene la gran pregunta sin respuesta: si solo iban a hablar, ¿por qué Delcy tuvo que venir a España? La pista del oro es crucial

"Se calcula que a Venezuela le quedan unas 75 toneladas de oro solamente", tras casi una década subastando sus lingotes, que luego son fundidos por los compradores en países como Turquía, al parecer puntero en la transformación del oro de origen en material para joyería.

Las escasas reservas de oro

La tonelada de oro, de tarifa fluctuante, ronda los 50 millones de euros, lo que significaría que al régimen de Maduro solo le quedan 3.750 millones de euros, aproximadamente. Parece mucho, pero es poco par aun régimen agonizante con hambre en las calles. Eso explicaría la desesperación por conseguir dinero líquido para compensar los problemas con la venta del petróleo. Y también las expediciones de Delcy. 

Con tantas sospechas, no está claro el desenlace. Pero sí la batalla política, que el PP ya resume en un mensaje que se va a escuchar mucho durante las próximas horas: "España no merece un Gobierno que mienta". Un sonido del pasado que le retorna a Sánchez como una especie de karma y atrona los oídos de Ábalos como de pocos más.

"Parece que el juez ha encontrado indicios de delito. Así que antes de que nos enteremos por la justicia, dejénse ya de mentiras y cuente lo que saben de los vínculos de su Gobierno con el régimen de Maduro". Son palabras de Casado a Sánchez, y resumen todo: esto no ha terminado.

Comenta esta noticia