Fallece el sacerdote valenciano que donó su sangre al papa Francisco

Monseñor José Bonet

Monseñor José Bonet

José Bonet, amigo de Bergoglio desde su juventud, era además sobrino del beato que salvó la imagen de la Virgen de los Desamparados.

El sacerdote valenciano monseñor José Bonet Alcón, que actualmente era presidente del Tribunal Eclesiástico Nacional de la Conferencia Episcopal Argentina, ha fallecido en Buenos Aires a los 89 años de edad. Monseñor Bonet fue compañero de seminario en la capital argentina del hoy papa Francisco, a quien donó sangre cuando Jorge Mario Bergoglio fue operado del pulmón.

Monseñor José Bonet Alcón nació en Valencia el 19 de noviembre de 1930, estudió en el colegio del Sagrado Corazón de los Hermanos Maristas y fue feligrés de la parroquia de Santo Tomás Apóstol y San Felipe Neri. Con 23 años alcanzó el título de abogado tras licenciarse en la Universitat de Valencia y fue entonces cuando se desplazó a Argentina, con una beca del Instituto de Cultura Hispánica. Al cabo de un año allí, sintió la llamada de Dios y fue ordenado sacerdote el 5 de diciembre 1964 en Buenos Aires.

Monseñor Bonet era sobrino del beato que salvó la imagen de la Virgen de los Desamparados en 1936. En marzo de 2001asistió en Roma a la beatificación en la plaza de San Pedro del Vaticano, por el papa san Juan Pablo II, de 233 mártires valencianos de la persecución religiosa de 1936, dado que entre los nuevos beatos figuraba su tío, Vicente María Izquierdo Alcón, que salvó la imagen de la patrona de Valencia, la Virgen de los Desamparados, durante el asalto e incendio de su Basílica.

Al regresar a Buenos Aires tras aquella celebración, Bonet le contó la vida de su tío beatificado al entonces cardenal Bergoglio, que “quedó admirado”. De hecho, “muchas veces el cardenal Bergoglio, al despedirse tras nuestras conversaciones, me decía ´no olvides que tienes un tío beato y mártir`”, destacaba Bonet en la entrevista de PARAULA.

Comenta esta noticia
Update CMP