19 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Al magistrado del caso Dina se le agota la paciencia con Podemos y toma medidas

El juez del caso Dina, Manuel García Castellón, accediendo a la Audiencia Nacional.

El juez del caso Dina, Manuel García Castellón, accediendo a la Audiencia Nacional.

El magistrado de la Audiencia Nacional sigue sin fiarse y vuelve a emitir un auto en el que insta a Dina Bouselhamm a que prescinda de Marta Flor, la exletrada de Iglesias. O lo hará él.

El instructor del caso Dina sigue señalando a Podemos en la pieza Tándem del caso Villarejo. Y Manuel García Castellón insiste en que la exasesora de Pablo Iglesias, Dina Bousselham, sustituya a la abogada del partido morado Marta Flor que la representa.

Así lo explica el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 en un auto, en el que rechaza el recurso de reforma presentado por Flor y confirma su decisión de instar a Bousselham, víctima del supuesto delito, a cambiar de letrado o, de lo contrario, procederá a designarle uno de oficio.

El magistrado acordó esta medida el pasado 19 de junio debido a que veía "conflicto de intereses" por el hecho de que Bousselham compartiera representación letrada con el vicepresidente segundo del Gobierno, quien había sido perjudicado en esta pieza, condición que fue revocada después. García Castellón veía en la defensa de Pablo Iglesias una actuación "empeñada en limitar" el esclarecimiento del delito.

Tras instar a la exasesora a cambiar de abogada, Iglesias recurrió su retirada como perjudicado en un escrito dirigido a la Sala de lo Penal que ya firmaba un letrado distinto a Marta Flor. De forma paralela, ésta recurrió el auto del juez que pedía el cambio de abogados en el que entendía que el conflicto de intereses "habría desaparecido" después de que fuera el vicepresidente el que procediera al nombramiento de una nueva representación letrada.

Sin embargo, el juez determina que el recurso de Bousselham "debe ser desestimado" y argumenta que "entre las obligaciones del titular de la potestad jurisdiccional que dirige el procedimiento está el de la tutela de los intereses de quienes acuden al mismo, cualquiera que sea su condición, evitando cualquier situación que pueda suponer una merma del
pleno disfrute de los derechos procesales que legal y constitucionalmente todos tienen reconocidos".

Y todo ello a pesar de que los fiscales anticorrupción -en el punto de mira por la relación de uno de ellos, Ignacio Stampa, con la letrada Flor-opinaban que ya no era necesario exigir a Bousselham el cambio de letrada después de que Iglesias decidiera contratar a otra representación letrada.

En todo caso, esta decisión del magistrado García Castellón no es definitiva, ya que Dina Bousselham puede aún recurrir en apelación ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

 

M.B
Comenta esta noticia