21 de octubre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Toyota RAV4 Hybrid, una revolución silenciosa

La marca japonesa estrena el primer SUV híbrido de su historia, un modelo que pretende ser el nuevo pilar de la gama del Rav4 y que partiendo de la base del Lexus Nx ha subido varios niveles

La historia de los híbridos de Toyota  será un caso de estudio en las escuelas de negocios.  A punto de cumplir una década perfeccionando esta tecnología la marca japonesa, junto con su filial de lujo Lexus, ha vendido más de 8 millones de vehículos con este sistema de propulsión que combina un motor de explosión con otro eléctrico, 1 millón de ellos en Europa, y sus planes de futuro pasan por que estos modelos se hagan omnipresentes en todos los nichos del mercado en los que comercializan.

Las previsiones para 2016 son que 4 de cada 10 coches vendidos por Toyota sean híbridos, llegando al 50% en 2017 con el RAV4 híbrido plenamente consolidado y el pequeño CHR visto en ginebra ya en los concesionarios sin opción de adquirirse con mecánica diésel. En 2020 el 60% de las ventas de la firma japonesa llevaran, como mínimo, un motor eléctrico acompañando al de combustión. El mejor ejemplo tangible de que esta mirada al futuro es muy real lo representa ya el nuevo RAV4 Hybrid, un modelo que esperan suponga el 80% de la gama del SUV compacto dado el nuevo posicionamiento de la misma, ya que será la única variante disponible con tracción integral.

Desde que se presento la primera generación de este rompedor SUV en 1994, para nosotros el primero que de verdad inicio un movimiento comercial ya imparable, Toyota ha vendido más de 80.000 unidades en nuestro país, pero ahora asistimos a la llegada del primer híbrido con la posibilidad de montar un sistema de tracción integral (E-Four) de la marca. Este modelo toma la base del Lexus Nx, que mantiene un posicionamiento mucho más lujoso y por eso no hay riesgo de canibalizar ventas, y la principal aportación es que se incrementa mucho el confort de marcha y la calidad percibida a bordo del RAV4.

Mecánicamente el sistema Full Hybrid de Toyota proporciona una potencia combinada de 197 CV y ofrece la posibilidad de contar con versiones de tracción integral gracias a un segundo motor eléctrico que actúa sobre el eje posterior de manera independiente. Esta opción tiene un sobrecoste de 3.000€ y la limitación fundamental de que sin carga en la batería es como no tener tracción integral, pero por el contrario sólo añade 2 gramos más de emisiones y permite que el RAV4 Hybrid quede exento del impuesto de matriculación en todas sus versiones. El maletero pierde unos 45 litros y se queda en los 500 para seguir siendo bastante capaz, y la habitabilidad interior no se ve afectada, ya que las baterías van debajo de los asientos traseros. Un punto importante que se consigue con la tracción integral es que se duplica la capacidad de remolque, que pasa de 800 a 1.650Kg. 

Mitigar el ruido en situaciones de máxima aceleración fuera de ciudad ha sido uno de los puntos clave en el nuevo Toyota RAv4 híbrido, y en ciertos puntos ha tomado incluso la delantera a su primo de Lexus. Hasta un 55% más de material aislante, nuevo eje de equilibrado en el motor o engranajes de resina son algunas medidas, mientras que el cambio automático de variador continuo E-CVT ha adoptado un nuevo modo de funcionamiento Sport que simula la presencia de marchas para atenuar el resbalamiento inherente a este tipo de transmisión que tan molesto resulta en conducción dinámica. Es un paso, pero nos sigue pareciendo un sistema nada satisfactorio en carretera abierta, escenario donde además resulta imposible alcanzar los valores de consumo medio homologados, 4,9 litros a los 100, llegando a triplicar esa cifra si no tenemos piedad con el acelerador.

La llegada de esta versión se aprovecha por el resto de la gama del RAV4 para adoptar la tecnología Toyota Safety Sense (con un coste de 1.200 euros), un conjunto de tecnologías de seguridad activa. Gracias al trabajo coordinado de una cámara frontal y un radar, el conductor cuenta con un sistema de precolisión, avisador de cambio involuntario de carril, reconocimiento de señales de tráfico, control inteligente de luces de carretera, detección de peatones (funciona a menos de 30 km/h), control crucero adaptativo (por encima de 40 km/h) y monitor de visión panorámica, que se suman al detector de objetos en el ángulo muerto y la alerta de tráfico cruzado posterior que ya tenía.

La gama RAV4 Hybrid consta de tres acabados: Advance, Feel! y Executive. Todos ellos incluyen de serie, faros y luces diurnas de LED, llantas de 17”, asistencia al arranque en pendiente, portón del maletero con apertura y cierre eléctrico, climatizador bizona, cámara de visión trasera, sensores de iluminación y lluvia, Toyota Touch 2, entradas USB y AUX y conexión Bluetooth. Los precios arrancan en los 29.980 euros y llegan hasta los 38.990.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia