16 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Brasil nos adelanta como fabricante de coches

La producción de vehículos en España cayó un 1% en 2018 por segundo año consecutivo, lo que ha provocado que España haya dejado de ser el octavo productor del mundo.

Según la patronal de fabricantes (Anfac) las razones para esta caída en la producción de vehículos en España en 2018 son la menor demanda de los mercados europeos, que son los principales destinos de dicha producción; la entrada en vigor (en septiembre) del nuevo sistema de homologación de emisiones y consumos WLTP y las dudas sobre qué vehículo comprar por los anuncios del Gobierno sobre los motores de combustión.

El descenso de producción de 2018 se une al de 2017, en el que la fabricación bajó el 1,5%, hasta 2.848.335. Nuevamente no se cumple el objetivo que se marcó en 2012 Anfac de que se llegasen a fabricar en España tres millones de vehículos, una cifra que no se logra desde 2005, cuando se consiguió por tercera vez en la historia de España. La patronal ha recordado que en el último cuatrimestre del año algunas fábricas españolas se vieron obligadas a realizar paros completos en sus líneas de producción durante días.

Fue el caso de Navarra (de Volkswagen), aunque los problemas también afectaron a Barcelona (Nissan), Martorell (Seat) y a Vitoria (Mercedes-Benz). De los cuatro principales destinos de exportación para España, sólo Francia cerró 2018 con un crecimiento de las ventas del 3%; mientras que descendieron en Alemania (0,2%), en Italia (3,1%) y el el Reino Unido (7%). Asimismo, el mercado turco siguió el año pasado en “crisis”, lo que en 2018 generó que las matriculaciones descendiesen un 35% y las importaciones de vehículos españoles un 40%.

Respecto, al “vuelco” en las preferencias de los españoles por comprar vehículos de gasolina en vez de diésel ha indicado que esto hizo que en 2018 el 32% de la producción española fuera de unidades de gasóleo frente al 40% de 2017.

Por tipo de vehículos, la producción de turismos en 2018 fue de 2.215.599 unidades, el 1,2% menos; la de furgones de 228.668 unidades, el 3,9% menos; la de industriales pesados de 10.879 unidades, el 0,8% menos y la de tractocamiones de 7.616, el 54,1% menos, lo que “arrastró el total de la producción”. Por el contrario, la fabricación de todoterrenos aumentó un 7,3%, hasta las 51.797 unidades; la de los comerciales ligeros el 4,1%, hasta 260.003; y la de industriales el 8,6%, hasta 37.003 unidades.

España pierde plaza

Con estas cifras, se ha confirmado lo que se adelantó en septiembre: que Brasil recuperaba el puesto de octavo productor mundial en detrimento de España. El país latinoamericano fabricó 2.880.724 unidades, 61.159 más que España.

Por lo que respecta a las exportaciones, las fábricas españolas vendieron el 0,6% menos, hasta los 2.304.418 vehículos. En cuanto a los destinos de exportación, mejoraron los mercados de África, donde se enviaron 70.365 vehículos, el 48,5% más, y de Oceanía, el 34,6% más, hasta las 10.469 unidades.

De la Unión Europea Anfac ha subrayado que, pese a la debilidad de los cuatro mercados europeos más fuertes, las fábricas españolas ampliaron sus ventas al conjunto del Viejo Contienen un 1,6%, hasta los casi 2 millones de vehículos. A América descendieron un 6,5% (hasta 96.609 unidades) y a Asia un 41,5%, hasta 24.042 vehículos.

Comenta esta noticia
Update CMP