El desastre no cesa en FGV: Dimite otro jefe y Hacienda anula 18 ascensos

Las denuncias de arbitrariedades y presuntas irregularidades en la gestión de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana se van acumulando. Mientras la fiscalía investiga posibles amaños en la compra de trenes y material durante la etapa del gobierno anterior avalados por trabajadores que siguen con mando en plaza en FGV, nuevos sobresaltos se han producido en los últimos días en Valencia y Alicante.

El más llamativo, sin lugar a dudas, la decisión de la conselleria de Hacienda de no dar por buenos los ascensos de trabajadores que decidió el gerente y su nuevo responsable del personal. Precisamente a éste último y al alcalde de Paterna, empleado también de FGV, no les va a afectar la decisión que conlleva lógicamente una reducción del salario.  Ambos tienen un contrato poco menos que "blindado", según el apelativo utilizado por fuentes sindicales.

La empresa ferroviaria acordó este año subir el sueldo a veinte de empleados. Una decisión sin pasar por el consejo de administración que preside la consellera  María José Salvador y sin tener el visto bueno de la Conselleria de Hacienda. El recién nombrado jefe área de Personal, que acaba de incorporarse a la empresa tras excedencia voluntaria al igual que el alcalde de Paterna, firmaba el 9 de mayo el documento con los ascensos, tal como adelantó EsdiarioCV. Ahora hay que dar marcha atrás. La semana próximas los afectados volverán a su mismo puesto de trabajo pero con la categoria que tenían con anterioridad.

Filtraciones a grupos parlamentarios

Los grupos parlamentarios están estudiando la pormenorizada y profusa documentación en materia de personal que ha sido facilitada por representantes sindicales. Al margen de las preguntas parlamentarias, el asunto tiene visos de acabar en la vía judicial.

Las discrepancias y las luchas de poder han llevado a un buen número de directivos a presentar la dimisión. De los 21 nombramientos realizados en el consejo de administración de 2015 sólo quedan tres en el mismo puesto. O menos.

En la nómina de deserciones hay que incluir a Francesc Romeu, ex diputado socialista, quien ha durado poco más de año y medio como director de Atención al Cliente. Las discrepancias de Romeu con el gerente Andrés Sánchez Jordán y con algún algún rehabilitado directivo con hilo directo con la conselleria ha llevado al que fue aspirante a la secretaria general del PSPV a huir de FGV sin ruido por el momento. Romeu trabajó en Renfe en la etapa de José Blanco.

El último desastre en FGV se producía la semana pasada. La empresa decidía de forma repentina cerrar la estación de Luceros, la de mayor tráfico de viajeros en Alicante. Un problema en el anclaje del ascensor fue el motivo de tan drástica decisión que afectó varios días a la circulación y a miles de viajeros, buena parte de ellos turistas.

El responsable de líneas del Tram, el cargo de mayor responsabilidad en la circulación, Juan Santos, ha decidido esta semana presentar su dimisión. Aunque no ha trascendido por ahora los motivos, al parecer al incidente en Luceros se une a un cúmulo de diferencias que mantenía también con el gerente. Los sindicatos no dudan de que van a producirse nuevas dimisiones en Alicante en breve.  Santos, un técnico de prestigio, actuaba en la práctica como gerente del Tram una vez que la directora Pilar García Reche, dejó el puesto dieciocho meses después de ser nombrada

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP