20 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las contradicciones de Leticia Dolera

Leticia Dolera

Leticia Dolera

¿Son cosificadas las mujeres por ser azafatas en Fórmula 1? ¿Y no cuando posan para promocionar una película? Las contradicciones tienen un nombre: la propia actriz que lo denuncia todo.

Leticia Dolera, más conocida últimamente  por sus declaraciones políticas que por sus películas, se ha convertido en el emblema del feminismo más contundente de España. La actriz protagonizó una de las escenas de la ceremonia de los Goya al protestar, ante los presentadores, asegurando que la gala les había quedado "un campo de nabos de lo más feminista", según ella una expresión pactada de antemano.

Si posan las azafatas, son cosificadas. Aunque Dolera lo hizo con fines profesionales también

En todo caso, la artista se ha caracterizado por denunciar la persecución de la mujer en cualquier disciplina y su cosificación en roles como el de azafata, con discursos como el que protagonizó en la también reciente entrega de los Premios Feroz

"Antes de nada me gustaría dar las gracias a los miembros de los Feroz por permitirnos el honor, tanto a mí como a mis compañeras, de hacer esta noche de azafatas... ¡digo, entregadoras! Gracias. Es importante, es un rol que hay que reivindicar en la sociedad. Nos ha sido negado durante años, menos en contadas ocasiones", comenzaba diciendo en tono irónico.

"Pienso en programas como 'El Telecupón', 'Un, dos, tres... responda otra vez', 'la Vuelta ciclista a España', la Fórmula 1, las carreras de motos, las ferias, los congresos, los shows de magia... salvo estas excepciones, el rol de azafata, digo de entregadora... estamos vetadas ahí. Así que gracias a los Premios Feroz por ayudarnos a demostrar a las mujeres que somos capaces de realizar este trabajo".

Contra las azafatas

Precisamente la Fórmula 1 ha sido objeto de controversia dado que, al hilo de protestas como la de Dolera, la organización decidió suprimirlas, una medida aplaudida por muchos sectores y repudiada por otros, entre ellos el de las afectadas, que lamentan que nadie les haya preguntado antes de quitarles su trabajo.

El caso es que la línea entre denunciar 'cosificación' y utilizar recursos que para el resto se consideran indiciarios de sometimiento, es muy delgada. La propia Dolera no tuvo ningún reparo en servirse de las mismas herramientas que modelos y azafatas para promocionarse a sí misma en un reportaje para la revista Esquire en 2012, participando en posados recogidos en un vídeo con el making off de aquella sesión para la célebre revista masculina cuyo lema fue 'El hombre en su mejor momento'.

 

 

En la misma, la actriz se vestía de manera sexy, se subía coquetamente la falda y, en general, utilizaba su anatomía de manera artística, en una línea similar a la que las azafatas aluden para defender su papel y negar que estén siendo utilizadas por nadie. Aún más, Dolera remataba el posado con un pequeño monólogo que incurría en buena parte de los tópicos sobre las mujeres que tanto se combaten ahora para acabar con los prejuicios.

Tirando de tópicos

"Os voy a contar algunas cosas que a lo mejor no sabéis de las mujeres. Una de ellas es que una vez al mes necesitamos llorar. Sí, no pasa nada, no es culpa vuestra. Y no es culpa nuestra. No hay culpables. O sí, las hormonas. Y no podemos hacer nada. Vosotros lo que tenéis que hacer es abrazarnos, fingir que todo está bien, que nos entendéis y ya está...".

Dolera, que en las últimas semanas se hizo célebre tras denunciar en una entrevista con Ana Pastor una agresión sexual que dijo haber sufrido cuando tenía 18 años y ya era actriz, hizo esos posados para promocionar Rec 3, una cinta de terror con zombis.

 

Comenta esta noticia