10 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PSOE vasco y Podemos van calentando una "solución" para presos de ETA

PSE-EE se suma al partido de Pablo iglesias al querer agradecer a EH Bildu la abstención de sus diputados que permitieron, el pasado martes, la investidura de Pedro Sánchez.

No ha pasado ni una semana desde la investidura de Pedro Sánchez y ya empezamos a conocer lo que está sobre la mesa para que el presidente del Gobierno agradezca a los proetarras de EH Bildu su inestimable abstención en la votación del pasado martes.

 Y ello pese a que la intervención, el pasado domingo, en el Congreso, de una de las embajadoras de Arnaldo Otegi en Madrid, estuvo llena de continuas ofensas a las instituciones democráticas españolas -empezando por el Rey Felipe VI- sin que Pedro Sánchez dijera nada al respecto.

Volviendo al precio de esa abstención, en las últimas horas, PSE-EE y Elkarrekin Podemos han considerado que el nuevo Gobierno español liderado por Pedro Sánchez debe "abordar" la situación de los presos de ETA y dar "pasos en el sentido de que las cosas vayan por un cauce de normalidad".

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, los parlamentarios vascos se han referido a las manifestaciones que, organizadas por la red ciudadana Sare, se desarrollarán este sábado en Bilbao y en la localidad francesa de Bayona para reclamar el fin de la dispersión de los presos de ETA.

En este sentido, el portavoz parlamentario del PSE-EE, José Antonio Pastor, ha expresado que las circunstancias han cambiado "para bien" en los últimos años y ha recordado que ya en 2011, con Patxi López de lehendakari, "se planteó en un pleno monográfico que una cosa es la legalidad penitenciaria y otra la política penitenciaria", de tal forma que "se habló de la posibilidad de acercar a los presos y tener en cuenta su situación médica".

En su opinión, hay que actuar con "respeto escrupuloso a la legalidad penitenciaria", pero también decir que "ésta permite modular las actuaciones de determinada forma".

"Estamos en un momento propicio en el que ETA ya no existe. Sin que se hable de desprecio o humillaciones a las víctimas se pueden empezar a dar pasos. Con un gobierno no ya en funciones sino consolidado hay que empezar a abordar con seriedad, rigor e inteligencia política esta situación para dar pasos en el sentido de que las cosas vayan por un cauce de normalidad", ha finalizado.

E-Podemos

Por su parte, el parlamentario de Elkarrekin Podemos Jon Hernández ha afirmado que tanto desde la coalición como desde Ezker Anitza-IU siempre se han "posicionado claramente" sobre esta cuestión y han defendido que la "política de dispersión" no tenía sentido.

A su entender, la situación ha cambiado con la desaparición de ETA pero "el posicionamiento" que mantienen sobre la cuestión es el mismo: "Pensamos que la política de alejamiento está fuera de lugar y los presos debieran cumplir condena cerca de sus hogares".

Asimismo, ha sostenido que la cuestión de los presos gravemente enfermos "también debe ser abordada" y ha mostrado su confianza en que ésta "sea una de las cuestiones que el nuevo Ejecutivo central tenga la valentía de tratar".

No obstante, ha reconocido que "sobre esta cuestión" el nuevo Gobierno "va a tener una presión enorme" y ha criticado el que se haya llegado a tildar de ser "amigos de ETA a quienes hemos defendido estas posiciones".

Comenta esta noticia