09 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Bochorno: la huida de Puigdemont acaba 72 horas después ante la juez Lamela

Puigdemont durante su comparecencia en Bruselas.

Puigdemont durante su comparecencia en Bruselas.

El expresident deberá declarar este jueves ante la Audiencia Nacional y si no se presenta habrá euroorden de detención. Este martes por la noche dos de sus exconsejeros volvieron a Barcelona

La huida de Carles Puigdemont tiene las horas contadas. El expresidente de la Generalitat ha sido citado por la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela el jueves a las 9 de la mañana, cuando tendrá que responder por la querella por los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación. Él, Oriol Junqueras y todos los exconsejeros del Govern.

Si no lo hace se emitirá una euroorden de detención inmediata en contra de Puigdemont. Y, aunque su abogado no quiso confirmar si declarará ante la magistrada, todo apunta en esa dirección. 

Durante la tarde noche de este martes se creyó que el expresident había cogido un vuelo de vuelta a Bruselas, pero finalmente en él sólo viajaban los exconsejeros Joaquim Forn y Dolors Bassa. Cabe recordar que por la mañana, durante una rueda de prensa multitudinaria, aseguró que se quedará "en la capital de Europa" el tiempo que hiciera falta hasta que tuviera "garantías" en España. 

Asimismo, en el Supremo, el magistrado Pablo Llarena citó para el jueves y el viernes a Carme Forcadell y el resto de miembros de la Mesa del Parlament.

En el auto en el que admite a trámite la querella del Ministerio Público, Lamela precisa que los miembros del Govern cesados están citados como investigados -antiguos imputados- por delitos de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos, y fija para ellos una fianza de 6.207.450 euros en concepto de responsabilidad civil, que deberán depositar en el plazo de tres días con el apercibimiento de que se embargarán sus bienes hasta alcanzar esa cifra si no depositan la citada cantidad. 

Lamela advierte ya: "existen factores para determinar la necesidad de adoptar medidas cautelares de carácter real"

La juez considera que la querella de la Fiscalía expone de manera "seria, racional y lógica los motivos que le llevan a efectuar su provisional calificación como delito de rebelión que absorbería los delitos de sedición, desobediencia y prevaricación". Además, afirma que "existen factores para determinar la necesidad de adoptar medidas cautelares de carácter real" ante la "gravedad y complejidad de los hechos aparentemente delictivos en este proceso".

En paralelo, Mariano Rajoy reunió en Madrid un Consejo de Ministros extraordinario para concretar el calendario y la normativa de las elecciones autonómicas del 21-D en Cataluña. Pero la comparecencia habitual tras este tipo de reuniones no la protagonizó desde La Moncloa el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, sino el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Milló, desde Barcelona.

Éste valoró los primeros días de aplicación del 155. "Todos los departamentos de la Generalitat están funcionando con total normalidad", resaltó.

El delegado del Gobierno dio cuenta del decreto de "normas complementarias" que regulará todo lo relativo a la organización del 21-D: composición de mesas, plazo, adquisición de material electoral o despliegue de seguridad, entre otras medidas.  Asimismo, el Gobierno decretó varios ceses de cargos medios y tres organismos públicos de la Generalitat vinculados a la transición a la independencia.

Sobre la comparecencia en Bruselas de Puigdemont, Milló consideró "chocante" que el único presidente de la Generalitat "que ha vulnerado la legalidad vigente" tenga la osadía de preguntar al Gobierno si acatara los resultados de los comicios.

 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, presidiendo una reunión del Consejo de Ministros.

 

A las elecciones del 21-D están llamados un total de 5.553.983 catalanes, según datos que ha publicado este martes el Instituto Nacional de Estadística. Del total del censo, 5.329.139 corresponde a personas residentes en Cataluña, mientras que 224.844 corresponde a residentes en el extranjero con derecho a voto en los comicios de diciembre.

El censo de estos comicios crece en 43.130 personas respecto a 2015 y en 296.731 respecto a las elecciones catalanas de 2012. Los países extranjeros con más catalanes con derecho a voto son Francia (29.344); Argentina (25.700); Alemania (15.321); Estados Unidos (14.460); México (14.189); Andorra (13.102); Reino Unido (12.550); Suiza (11.617) y Brasil (10.499).

En el calendario del 21-D se va a intercalar la declaración ante el juez de Puigdemont, Junqueras y Forcadell. Los espera la Audiencia y el Supremo este jueves y viernes.

El INE también ha publicado que se podrá votar en los 947 municipios catalanes, entre los cuales se distribuirán 2.706 locales electorales y 8.240 mesas de votación.

En estas elecciones habrá 216.000 electores nuevos desde las elecciones al Parlamento Europeo de 2014; 136.000 respecto a las elecciones catalanas de 2015, y 91.000 respecto a las generales de junio del año pasado.

Comenta esta noticia
Update CMP