Avalancha de candidatos para presidir el PP en Valencia

Al menos siete aspirantes han mostrado su disposición a concurrir al congreso provincial de Valencia para hacerse con la presidencia del PP.

La campaña para alcanzar la presidencia del Partido Popular en la provincia de Valencia arrancó extraoficialmente el pasado domingo electoral, una vez cerradas las urnas, cuando los tuits de los populares dejaron de estar en clave elecciones generales para pasar a modo orgánico (batalla de partido). 

El PP lleva desde junio de 2017 gobernado por una gestora, primero con el recién elegido senador Rubén Moreno, y desde octubre del siguiente año por el alcalde de Alfafar y portavoz en la Diputación de Valencia, Juan Ramón Adsuara. Una interinidad que ha sido alimentada hasta ahora por la dirección nacional por diversas circunstancias, fundamentalmente porque existía el convencimiento de que el remedio (congreso) podía ser peor  para atajar la división en el partido.

Pero ahora ya no caben más dilaciones para la celebración del congreso. Es tal la confianza de que se celebrará en breve que los precandidatos han iniciado su puesta a punto.

El ex diputado nacional Juan Vicente Pérez Aras ha sido el primero en manifestar su disposición a ser presidente, antes incluso de que quedara fuera en las elecciones del 28-A. Licenciado en Ciencias Política se le vincula a la etapa en la que el PP arrasaba en la Comunitat con mayorías absolutas y casi del 50% de los votos.

Cuatro diputados provinciales también están en la línea de salida para tomar las riendas de la organización; el actual portavoz, el citado Adsuara, cada vez con menos apoyos en la organización, y sus compañeros en la corporación provincial Modesto Martínez, Javier Montero y Carlos Gil. Los tres con destacados padrino. Martínez tendría el aval de la diputada y Belén Hoyo, único representante valenciano en el comité ejecutivo del PP y persona de la máxima confianza de Pablo Casado.

 

Javier Montero es uno de los políticos emergentes. Su plaza de diputado fue decidida por las más altas esferas, pese a la negativa de algunos miembros de la gestora provincial. Montero tiene una relación directa con Casado. Coincidieron en el barrio de Salamanca y se afiliaron al alimón en Moncloa. La apuesta de Montero, delfín del diputado en el Congreso Luis Santamaría, está bien vista pot la presidenta regional Isabel Bonig.

Carlos Gil, alcalde de Benavites, tiene el aval del también diputado en el Congreso y secretario ejecutivo electoral Vicente Betoret. Precisamente Betoret ha pasado de ser defenestrado en su momento en la dirección regional a convertirse en uno de los referentes valencianos de Casado en Madrid.

La opción de los alcaldes

Aunque un sector del partido considera ineludible que el próximo presidente sea diputado provincial, para desde allí realizar un trabajo de reconstrucción local, hay quien mantiene todo lo contrario. Es más, se apuesta por personas que vengan de la base. Elio Cabanes dio la campanada al presentar su candidatura para presidir el PP en julio de 2018. No llegó a pasar el corte de las primarias, pero su descaro tuvo recompensa. Casado lo incluyó en la dirección. El concejal en La Font de la Figuera que se declara un enamorado del municipalismo podría enarbolar la bandera de ser el candidato de las bases.

Otro municipalista reconocido, el alcalde de Ayora, José Vicente Anaya, suena con fuerza para la presidencia. Con mayorías absolutas en los momentos más complicados para el PP, Teodoro García Egea soltó su nombre en una comida hace una semana en Alzira. Un hecho no menor. Anaya tendría el respaldo de María José Catalá, la líder del PP en la ciudad de Valencia y una de las ganadoras el 10N, ya que por poco más de 1.500 votos los populares no lograron sre la fuerza más votada en la capital valenciana.

La ex alcaldesa de Alzira  Elena Bastidas, tras su paso por el Congreso y ahora como mano derecha de Isabel Bonig en Les Cortes, figura en las quinielas. No obstante, la también vicesecretaria del PPCV  no parece muy dispuesta a dar la batalla. La alcaldesa de Puçol, Paz Carceller, sería una posible apuesta de Bonig. La lideresa valenciana es consciente de que el resultado del provincial, de celebrarse como parece antes que el regional, puede condicionar de alguna manera su futuro, y por ello "avalaría" diferentes opciones para tener más posibilidades. El militante en José Luis Bayo es un clásico en  los congresos y no parece que en esta ocasión pudiera faltar a la cita que exige un número reducido de avales.

Entre la cascada de nombres, no se descarta que Génova 13 haga una apuesta particular y en ese sentido podría "situar" a Belén Hoyo a Vicente Betoret o incluso a María José Catalá para dirigir el partido en Valencia. En palabras de Pérez Aras, "sin Valencia no es posible recuperar la Moncloa". Y lo cierto es que a día de hoy el porcentaje de voto en la provincia de Valencia sigue siendo discreto. Pero para palabras las que pronunció recientemente el ex presidente provincial Alfonso Rus en una comisión de investigación en las Cortes: "No los puedo dejar solos", en referencia a las luchas internas en el partido.

La estrategia y los pactos serán decisivos en las elección del nuevo referente del PP en el congreso que sigue sin fecha.

 

Comenta esta noticia
Update CMP