17 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La socialista que huyó espantada del PSOE ridiculiza a Sánchez con su "yo es yo"

Soraya Rodríguez, la pasada legislatura gesticulando ante Pedro Sánchez.

Soraya Rodríguez, la pasada legislatura gesticulando ante Pedro Sánchez.

A Soraya Rodríguez, ahora en las filas de Cs en el Parlamento Europeo como independiente, el discurso del líder de su antiguo partido no le ha estimulado mucho. Y lo cuenta así.

Del "no es no", al "yo es yo". Así ve la exdiputada, exsecretaria de Estado del gobierno Zapatero y exportavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, la nueva estrategia del líder de su antiguo partido.

Rodríguez, que abandonó el PSOE en vísperas del 28-A radicalmente en desacuerdo con Sánchez y sus pactos con populistas e independentistas, firma este miércoles un artículo en El Mundo bajo el título Del no es no al yo es yo.

"Yo no dudo que Pedro Sánchez tenga convicciones; todo el mundo las tiene. Pero no sé si son las que le hacían defender, cuando tenía 84 diputados, que la mayoría de la moción de censura era una alternativa viable y de progreso para la gobernabilidad de España o las que hoy le impiden formalizar un gobierno de coalición con Pablo Iglesias desde que ha descubierto que defiende un referéndum en Cataluña y la existencia de presos políticos", censura Rodríguez, una de las más próximos colaboradoras del fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba.

"Podría pensarse que sus ambiciones son más fuertes que sus convicciones, y que ambas son ciertas dependiendo del contexto", remacha.

"A veces durante estos 80 días he tenido la impresión de algo ya vivido: de construcción de nuevos relatos paralelos a la realidad que sirven más para futuros manuales de resistencia con cambios de eslóganes -del no es no al yo es yo- que para una negociación seria y responsable del que, habiendo ganado las elecciones con 123 diputados, ha recibido el encargo de conformar amplios acuerdos no sólo para una investidura sino para garantizar un gobierno estable".

"Parece que el nuevo Pedro Sánchez no quiere un segundo gobierno Frankenstein para los próximos cuatro años, pero eso exige mucho más que hacer tabla rasa y actuar como si nunca hubiera existido el primero. Los que le llevaron a Moncloa hace sólo 13 meses están ahí y exigen su reconocimiento", le afea a Sánchez.

Y concluye Soraya Rodríguez: "Por muy buenos que sean los guionistas y el eslogan elegido creo que lo tendrán muy difícil para convencernos de que un gobierno de coalición con ministros de Unidas Podemos que necesita de los independentistas para conformar mayorías suficientes no es un Frankenstein II por la única razón de que Pablo Iglesias no forma parte del mismo. Es un reto demasiado difícil y posiblemente suceda como en el cuento de Augusto Monterroso: que cuando acaben su relato, abrirán los ojos y Frankenstein seguirá allí."

Comenta esta noticia
Update CMP