16 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Congreso suspende a los diputados presos con el voto en contra de Podemos

Junqueras, Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sánchez.

Junqueras, Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sánchez.

La decisión llega el último día de campaña. Han votado a favor el PSOE, el PP y Cs, y los dos representantes de Iglesias se han quejado de que era precipitado. Quedan cuestiones por resolver

Después de tres días arrastrando los pies, de diversas maniobras dilatorias y de intentar endosar al Tribunal Supremo la responsabilidad, Meritxell Batet ha anunciado este viernes la suspensión de los cuatro diputados presos que el martes participaron en el pleno de constitución de las Cortes: Oriol Junqueras, Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Rull.

La decisión, que llega justo el último día de la campaña del 26-M, la ha tomado la Mesa del Congreso, pero no por unanimidad: los dos representantes de Unidas Podemos, Gloria Elizo y Gerardo Pisarello, han votado en contra y han hecho constar su desacuerdo con la "premura" con que se ha tomado esta medida, que según ellos merecía más tiempo de estudio. 

Han votado a favor los representantes del PSOE, el PP y Ciudadanos; de forma que esta decisión trascendental se convierte en el primer punto de divergencia entre los socialistas y sus socios de Unidas Podemos en la recién estrenada legislatura. 

La medida está bien armada judicialmente, puesto que viene respaldada por un informe que los letrados de la Cámara han terminado este mismo viernes y en el que, invocando el artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, subrayan: "Corresponde a la Mesa del Congreso declarar automáticamente suspendidos en el ejercicio del cargo" a los cuatro diputados procesados por el Tribunal Supremo, así como "señalar el alcance de esta suspensión mientras dure la situación de prisión, adoptando las medidas precisas para dar plena efectividad a la previsión legal".

Esto último es lo que queda por determinar ahora: cómo afecta la suspensión a la configuración de las mayorías en el Congreso, entre otras cosas. Una decisión que se ha pospuesto hasta tener un nuevo informe de los letrados que, a su vez, será elevado a la Mesa del Congreso. 

En cualquier caso, cuando a Batet se le ha preguntado qué pasará si los diputados presos no renuncian a sus escaños, ha sido clara: "Si no dejan su acta, serán diputados suspendidos". Es decir, sin derechos ni deberes, y por tanto inútiles para cualquier votación.    

La presidenta del Congreso ha justificado también su tardanza en tomar una decisión que debiera haber sido automática en que lo "delicado" de la misma obligaba a ser "prudente" y "garantista". 

El número dos de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, no ha tardado en pronunciarse: 

 

Comenta esta noticia
Update CMP