22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El fútbol es así, dicen; pues a mí me gusta el baloncesto

El seleccionador nacional Vicente del Bosque.

El seleccionador nacional Vicente del Bosque.

Pasan las semanas y los partidos soporíferos se suceden uno tras otro en la Eurocopa 2016. Muerte al fútbol moderno.

Once contra once. No hay rival pequeño. El fútbol es así. El fútbol es un coñazo, hay que decirlo más. No sé en qué momento de nuestra historia deportiva nos hemos convertido en esto, pero es ciertamente insufrible. Siempre ha habido equipos defensivos, correosos, marrulleros, pero eran casos puntuales, que incluso divertía ver porque eran escollos que había que superar, monstruos que matar para pasar a la siguiente pantalla. Pero la racanería es la tónica habitual hoy en día, y la tónica sin ginebra no vale nada.

Los campeonatos de fútbol son ya como Gran Hermano, se suceden las ediciones y cada cual es más mierda que la anterior.

Podríamos echarle la culpa a Mourinho, a Clemente, a Italia entera si queréis, pero la culpa es de todos nosotros. Las urgencias por ganar por encima de todo hacen que los entrenadores, acojonados porque no quieren ver su cabeza en una pica, se echen atrás y protejan sus porterías como si fueran niños jugando a atrapa la bandera. Nosotros somos los que les exigimos ganar o morir, no les perdonamos los errores y los matamos a las primeras de cambio. Nosotros nos hemos cargado el fútbol.

Los campeonatos de fútbol son ya como Gran Hermano, se suceden las ediciones y cada cual es más mierda que la anterior. Los vemos, nos enfadamos, nominamos, y expulsamos. Y vuelta a girar la rueda. El fútbol terminará siendo un espectáculo que nadie reconocerá que lo ve pero será lo que más audiencia tenga; o como el PP, que nadie admite que lo vota, pero siempre gana.

El fútbol es homeopático, un deporte tan diluido que ya ni es deporte, pero que, metido en una caja con un nombre atrayente, puede seguir engañando a millones de personas.

El fútbol es homeopático, un deporte tan diluido que ya ni es deporte, pero que, metido en una caja con un nombre atrayente, puede seguir engañando a millones de personas, que lo consumirán pensando que es la solución a todos sus problemas. Dejadlo, en serio, estáis a tiempo. Venid al baloncesto, pero vedlo desde casa en la tele, que en los pabellones no queremos gente agresiva, que coma pipas, que no anime, que no valore el esfuerzo de los jugadores, que se vaya a por el coche antes de que acabe el partido. Pero venid, os podemos ir educando, somos gente maja y divertida. Y nuestro deporte mola más, y está prohibido empatar, porque por si no os habéis dado cuenta Portugal se ha metido en semifinales de la Eurocopa sin ganar absolutamente ningún partido.

Sobre el Vicexit no puedo más que alegrarme por su marcha, si es que por fin se consuma. No recuerdo un entrenador y personaje más plano que Vicente del Bosque. Insustancial, vacío. Jamás aportó nada, simplemente una humildad extrema e inútil. Solo ahora, en pleno proceso de extrema unción se arranca con un ataque de sinceridad sobre Casillas que hubiera sido muy beneficioso hace cuatro años para su selección y para el Real Madrid, ahora simplemente es una pataleta del que se sabe fracasado. Vivió de lo que le dejaron construido y se sentó a esperar a que las cosas sencillamente fueran sucediendo. Es un Rajoy en potencia, con todo lo negativo que ello conlleva. Lástima que en este comienzo de verano solo nos hemos podido librar de uno de los dos.

Comenta esta noticia
Update CMP