22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Camino de Santiago: costes, opciones y todos los detalles para disfrutarlo

Self Bank analiza para ESdiario los costes, modalidades y opciones de una de las experiencias lúdicas y espirituales de más fama ya internacional.

Acabamos de celebrar el Día de Santiago Apóstol, patrón de España y de Galicia. Como cada año, son muchos los que eligen destinar sus vacaciones a realizar el Camino de Santiago, aunque las motivaciones son muy variadas:  religiosas, culturales, por superar retos personales o simplemente por hacer deporte. Desde ESdiario nos hemos preguntado cuánto cuesta hacer el Camino y Self Bank nos ha respondido: 800 euros de media.

Hay que recordar que cada año miles de personas emprenden la aventura de llegar a Santiago de Compostela. Y cada año se apunta más gente. El año pasado se batió el récord con 327.378 peregrinos, según datos de la Oficina del Peregrino, aunque esta cifra es más amplia, ya que estos son los que han recibido el certificado de la Compostela.

 

La inmensa mayoría de la gente realiza el Camino a pie. En 2018 fueron 306.064 peregrinos los que lo hicieron caminando, 20.787 en bicicleta, 318 a caballo y 130 en vela. Son más las mujeres que realizaron el Camino, un 50,35% frente a un 49,65% de los hombres.

La mayoría tienen entre 30 y 60 años (54,81%); le siguen los jóvenes menores de 30 años (26,83%) y los mayores de 60 son los que conforman el grupo menor (18,35%). En cuanto a su nacionalidad, la mayoría son españoles (44,03%), italianos (8,25%), estadounidenses (5,68%), portugueses (4,40%), franceses (2,68%), ingleses (2,33%) e irlandeses (2,31%). 

Existen varios caminos para llegar a Santiago. El más concurrido es el francés, con un 56,88% de los peregrinos; el segundo con más afluencia es el portugués (20,72%), seguido por el del Norte (5,82%), el Primitivo (4,59%), el Inglés (4,32%), el Portugués de la Costa (4,23%), la Vía de la Plata (2,79%), el de Muxia-Finisterre (0,35%) y el Camino de Invierno (0,21%). 

Los gastos, uno a uno

A la hora de hacer los preparativos para iniciar el Camino de Santiago, desde Self Bank recomiendan elaborar un presupuesto previo, para que los gastos de esta aventura no sean más de los estimados. Para ello, se debe tener en cuenta el desplazamiento hasta el punto de partida y la vuelta a casa, la estancia en los diferentes puntos en los que hagamos las paradas nocturnas para descansar, la comida, los imprevistos o extras… 

1.- Desplazamiento. Para hacer el Camino de Santiago primero hay que llegar hasta el punto de partida. Existen varias formas para desplazarse hasta el punto en el que emprendamos la peregrinación, y cada una de ellas implica un mayor o menor gasto en función de si se va en coche, tren, autocar o avión. Para gastos en desplazamientos necesitaríamos contar con un presupuesto de entre 60 y 100€. 

 

 

2.- Estancia. Otro de los grandes gastos es la pernoctación. Después de haber pasado todo o casi todo el día caminando, es importante elegir un buen lugar para pasar la noche y descansar. Dependiendo de cuánto nos queramos gastar, podemos elegir entre dormir en albergues, pensiones u hostales. Lo más común son los albergues, ya que son la opción más económica, y los hay de tres tipos: religiosos, públicos y privados. En los religiosos o parroquiales muchas veces se paga solo la voluntad, que suele rondar los 4 o 5€. Los albergues públicos suelen tener un precio de 6 a 8€ la noche, mientras que en los privados puede llegar hasta 10€

3. Comida. La comida es otra de las partidas en las que más presupuesto nos gastamos. Los bares y restaurantes que se encuentran en las diferentes rutas del Camino de Santiago normalmente tienen precios asequibles para los bolsillos de los peregrinos y algunos cuentan con un «menú del peregrino» pensado especialmente para ellos. Para hacernos una idea, podremos gastarnos 2/3€ en el desayuno, 10/12€ en la comida y 8/10€ en la cena, gastándonos en total entre 20 y 25€ al día. 

4. Extras/Imprevistos. Cuando hacemos un viaje siempre pueden surgir imprevistos. A ello se le suma que es un viaje con un gran desgaste físico que puede conllevar gastos en productos de botiquín, materiales para realizar el Camino con los que no contábamos o que necesitamos reemplazar… Además, cuando vamos de viaje también es muy típico comprar regalos o souvenirs, o hacer visitas culturales que requieren un gasto económico, por lo que también recomendamos llevar un presupuesto destinado a gastos extra. 

“Es importante que a la hora de elaborar el presupuesto se tenga en cuenta en primer lugar la duración del recorrido, ya que a mayor distancia mayores serán los gastos. Por lo tanto, debemos tener en consideración el presupuesto que tenemos para decantarnos por un recorrido más largo o más corto y no llevarnos sorpresas con nuestra economía”, apuntan desde la entidad mencionada.

 

Comenta esta noticia
Update CMP