18 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Podemos patina: la "peligrosa" iraní que ayuda a Vox es una activista feminista

La presidenta del Consejo Nacional de Resistencia de Irán, Maryam Rajavi.

La presidenta del Consejo Nacional de Resistencia de Irán, Maryam Rajavi.

Maryam Rajavi preside el Consejo Nacional de Resistencia de Irán y es la mayor activista pro derechos humanos del país. Iglesias tuvo ocasión de conocerla en la Eurocámara pero no quiso.

Podemos está intentando desacreditar a Vox porque el partido ha reconocido que en parte financiaron su campaña a las elecciones europeas de 2014, con Alejo Vidal Quadras como candidato, con dinero de la oposición iraní en el exilio.

En concreto 800.000 euros aportados por "particulares" y "absolutamente legales", según Santiago Abascal. Afirma que dichos donativos fueron auditados por el Tribunal de Cuentas.

De momento a Podemos no le está funcionando. Así respondía el secretario general de Vox, Javier Ortega, a Pablo Echenique

No en vano, el líder de la formación morada trabaja la férrea República Islámica de Irán desde 2013, presentando semanalmente para la televisión Hispan TV la tertulia Fort Apache . Trabajo por el que cobra no menos de 3.000 euros mensuales.

Es más. En una ocasión Pablo Iglesias defendió abiertamente cobrar de un régimen tan feroz porque quien se dedica a la política tiene que estar dispuesto a "cabalgar contradicciones". 

Mientras el líder de Podemos trabaja para el país del ayatolá Jamenei, con quienes entabló relaciones Vox fue con los miembros del Consejo Nacional de Resistencia de Irán (CNRI). 

Maryam Rajavi.

 

La izquierda está intentando demonizar al CNRI e incluso situarlo en el eje del mal mundial, con nexos con el terrorismo. Pero su presidenta, Maryam Rajavi, que vive exiliada en Francia, es la mayor activista pro derechos humanos del país, y ha visitado en dos ocasiones el Parlamento Europeo para alertar del régimen opresor al que viven sometidos sus compatriotas. A ninguna de las dos conferencias fue ni uno solo de los eurodiputados de Podemos.

De hecho la primera vez que Rajavi acudió a la Eurocámara, Iglesias era eurodiputado y miembro de la Subcomisión de Derechos Humanos. Ni se asomó por allí para escuchar a la activista.

Entre las banderas de Rajavi está, precisamente, la causa feminista, luchar por la igualdad de género en Irán. Entre otras cosas derogando la ley que obliga a las mujeres a llevar velo o los castigos físicos a los que pueden ser sometidas, como la lapidación. 

Comenta esta noticia
Update CMP