Los depósitos de combustible del Puerto de Alicante enciende el debate político

La construcción de una terminal con seis depósitos de combustible en el Puerto de Alicante se ha convertido en un arma política. Nadie se quiere responsabilizas de tal irresponsabilidad, todos culpan al otro, en este caso, a cada institución implicada: Generalitat, Ayuntamiento, Puerto. La cuestión es que es un tema que data ya de 1995 y ningún gobierno, mayoritariamente del PP -son los que más años han gobernado-, ha sido capaz de encauzar. Parece como si la gestión de la zona portuaria se hiciera de espaldas a Alicante, sin pensar en un modelo de ciudad, sin pensar en los vecinos que están cerca de estas instalaciones.

La última decisión del concejal de Urbanismo, Adrián Santos (Ciudadanos), de denegar la licencia de obras a la empresa XC Business 90 para construir los depósitos de combustible ha tenido la reacción unánime en el PSOE, cuyo responsable máximo del Puerto es de su cuerda, Juan Antonio Gisbert, aunque sus decisiones no casan demasiado con el sentir del partido y del Grupo Municipal Socialista. Incluso los socialistas han aplaudido una decisión que no hay que olvidar que es provisional como es la denegar la licencia de obras. Queda mucho recorrido y falta un acuerdo entre todas las partes, pacto que parece imposible a día de hoy.

La cuestión es que todos se pasan la pelota. El Ayuntamiento culpa a la Generalitat Valenciana y hace bandera de que defiende a los vecinos, que no quieren tener frente a sus casas los dichosos depósitos. El Consell se pone de parte también de la ciudadanía y el propio PSOE hace bandera del tema y se coloca también del lado de los vecinos. ¿Y el Puerto? Pues da la sensación de que va por libre. Ahora solo falta que la Generalitat emita un informe desaconsejando esta instalación para que el Ayuntamiento pueda impedir la construcción. Claro está, quien tiene que informar son los técnicos, y se supone que su decisión será la definitiva y objetiva.

Pero mientras se toman decisiones, sigue si formarse una Comisión en donde estén todos los agentes implicados. Así el portavoz socialista, Paco Sanguino ha manifestado que: “Nosotros nos mantenemos en la misma postura en la que nos hemos mantenido siempre, desde el año 1995, ya siendo alcalde Ángel Luna. Vamos a estar del lado de los vecinos siempre. No queremos esas instalaciones en la zona portuaria, a 700 metros del colegio de Benalúa”, ha reiterado Sanguino.

Además, ha matizado que “hay una serie de factores obvios por lo que no debe llevarse a cabo el proyecto de los depósitos de combustible; la principal, los vecinos y nuestro modelo de ciudad. No lo queremos para Alicante. Existen un millar de alegaciones porque hay un rechazo general de la sociedad alicantina a que esa actividad se instale en nuestro Puerto, en nuestra ciudad”, ha asegurado el portavoz.

Comenta esta noticia
Update CMP