12 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se hunde en televisión en una entrevista calamitosa para su imagen

Sánchez, durante la entrevista

Sánchez, durante la entrevista

Se limitó a repetir incontables veces "soy el presidente", no aclaró nada sobre su tesis llena de plagios y fue incapaz de explicar todas las contradicciones y olvidos que marcan su etapa.

Pedro Sánchez se hundió literalmente ante millones de espectadores de toda España en una calamitosa entrevista, realizada por Ana Pastor en El Objetivo de La Sexta en la que no aclaró nada sobre su tesis, se limitó a cargar contra las informaciones documentadas que demuestran la existencia de plagios, anunció acciones legales contra distintos medios y fue incapaz de resolver ni una sola de las contradicciones entre lo que prometió y lo que hace en materias como la venta de bombas Arabia Saudí, la convocatoria inminente de Elecciones Generales o la falta de criterio común en su Gobierno.

Sobre la tesis, se encerró en acusar a los medios de fabricar "fake news" y desechó toda la carga documental que contienen las prolijas informaciones, aunque no pudo evitar tambalearse cuando Pastor le preguntó por la presencia en el tribunal de un coautor de artículos contenidos en su trabajo doctoral. Ahí balbuceó, como en buena parte de la entrevista.

 

 

Especialmente en lo relativo al compromiso público que expresó para convocar comicios al poco tiempo de llegar a La Moncloa, dada la anómala circunstancia de que gobierne un candidato que quedó a 50 diputados del partido ganador y llevó al PSOE a sus dos peores derrotas en apenas seis meses.

¿Elecciones?

Ahora, Pedro Sánchez, ya no habla de agotar la legislatura y no descarta adelantar las generales en caso de que "prime el conflicto y no el acuerdo" en su relación con el resto de las fuerzas políticas. De esta manera ha vinculado la duración de la legislatura a la capacidad del Ejecutivo de sacar adelante iniciativas en el Parlamento con el apoyo de otros partidos, dado que el PSOE cuenta sólo con 84 diputados.

 

Pese a eso, Sánchez insistió extrañamente en incontables ocasiones en decir que "yo soy el presidente", entre otras cosas para no pronunciarse sobre si los políticos independentistas presos por saltarse la Constitución deberían esperar juicio fuera de la cárcel, una idea defendida abiertamente por ministros como Borrell y Batet.

Comenta esta noticia
Update CMP