21 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El crimen de Luelmo acorrala a Sánchez, obligado a admitir la prisión permanente

Sánchez se aferra a lo que decida el Constitucional para retrasar la anulación de una medida que el Gobierno y Podemos querían anular: el clamor social y político se lo impide.

Pedro Sánchez recula, al menos en parte, con respecto a la derogación de la prisión permanente revisable, que no acelerará y dejará en vigor hasta que se pronuncie el Tribunal Constitucional. Acorralado por el cruel asesinato de Laura Luelmo y las preguntas del líder del PP, Pablo Casado, el presidente se agarró a ese tecnicismo para, en la práctica, demorar una anulación que podría lograr de inmediato.

En la sesión de control del Gobierno en el Congreso de este miércoles, Sánchez ha anunciado que el Consejo de Ministros aprobará medidas próximamente "para reforzar la seguridad de las mujeres" tras la el asesinato de la profesora Laura Luelmo en El Campillo (Huelva).

 

Sánchez ha hecho este anuncio en su debate semanal con el presidente del PP, Pablo Casado, quien le ha exigido no derogar la prisión permanente revisable porque es la "mejor fórmula para evitar" la reincidencia y hacer que "los asesinos y violadores estén en la cárcel".

Marcha atrás... sin que se note

El jefe del Ejecutivo ha recalcado a Casado que la prisión permanente revisable está "en vigor" y sin embargo "no ha evitado desgraciadamente este cruel asesinato", obviando que los delitos de sangre del asesino confeso de Luelmo fueron previos a la aprobación de la prisión permanente revisable.

Pero lo importante es que, después de esa introducción, el líder socialista ha reconocido que la posición del Gobierno será no derogar esta medida hasta no conocer la posición del Tribunal Constitucional. En la práctica, renuncia a aplicar una medida contestada que, sin embargo, impulsó de la mano de Podemos pese a que las familias de muchas víctimas le reclamaron sin éxito que no lo hiciera.

Comenta esta noticia
Update CMP