15 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La toma de posesión clandestina de Torra abochorna a media Cataluña

Quim Torra, en su clandestina toma de posesión, junto al presidente del Parlament, Roger Torrent.

Quim Torra, en su clandestina toma de posesión, junto al presidente del Parlament, Roger Torrent.

El gravísimo deterioro institucional al que el independentismo ha llevado a los catalanes ha tenido este jueves su escenificación en la asunción del cargo por el nuevo president.

En apenas tres minutos y de forma semiclandestina. De esta forma se ha producido la toma de posesión del nuevo presidente de la Generalitat, Quim Torra. Con el veto incluido a los medios de comunicación privados -tan solo se ha permitido el acceso a la sala del Palau a TV3 y la Agencia Catalana de Noticias (ACN)- y sin la presencia de ningún miembro del Gobierno, que ha acusado a Torra de "degradar" un acto que había sido antes del órdago secesionista, muy solemne.

Sin miembros del Ejecutivo Central y también sin la presencia de representantes institucionales o de la sociedad civil catalana. Tan solo el presidente del Parlament, Roger Torrent, que ni siquiera ha protagonizado la tradicional fórmula del juramento en forma de pregunta al president. Ha sido Torra quien la ha pronunciado directamente.

El ya presidente de la Generalitat ha utilizado el mismo texto que usó en su día Carles Puigdemont. "Juro cumplir lealmente las obligaciones del cargo de president con fidelidad a la voluntad del pueblo representado por el Parlament", ha dicho, sin ninguna referencia al acatamiento a la Constitución o al Estatuto de Cataluña.

Tampoco ha portado Torra la medalla del presidente -símbolo del traspaso de poderes-, que ha permanecido depositada sobre la mesa que ha presidido el acto, en el Salón Verge de Montserrat del Palau de la Generalitat y no el Salón de Sant Jordi, como es habitual en este tipo de ceremonias.

Inmediatamente después, el ya president de la Generalitat ha saludado uno por uno a los escasos presentes al acto y se ha dado por concluido. El acto ha sido muy breve, de apenas tres minutos.

Mientras, Rivera con Rajoy

 Justo a la misma hora en la que Torra ha asumido la presidencia de la Generalitat, en La Moncloa terminaba la reunión entre Mariano Rajoy y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Como ya lleva días anunciando, Rivera ha pedido al presidente que mantenga y endurezca la aplicación del artículo 155.

El presidente del partido naranja, que ha calificado a Torra de "racista", ha instado a Rajoy a mantener la intervención financiera del Govern, que cierre toda la red exterior de la Generalitat, que asuma el control efectivo de los Mossos y que intervenga TV3 y Catalunya Radio.

"Pedimos extender el 155. Creemos que se puede hacer inmediatamente con una propuesta del Gobierno y una resolución del Senado", ha defendido ante los periodistas Rivera, que ha señalado que los "buenos son los que respetan la ley" y "los malos los que se la saltan", quienes tienen que saber que "no puede haber impunidad". A su entender, Quim Torra es un político "racista" que "odia" a los españoles y "no es momento de contemplaciones".

 

Comenta esta noticia