El apoyo de Arrimadas a Sánchez 'pone de los nervios' a Cs en Alicante

El acuerdo ha causado cierta sorpresa en una parte de Ciudadanos, sobre todo la más cercana al PP, partido con el que gobierna Ayuntamiento y Diputación de Alicante.

No ganan para disgustos parte de cargos y militancia de Ciudadanos en Alicante. Primero, fue Toni Cantó el que pareció coquetear con Ximo Puig, en un acercamiento al presidente de la Generalitat de la Generalitat que incluso despertó ciertas suspicacias, sobre todo ante las declaraciones del portavoz en Les Corts en las que señalaba que podrían estudiarse cambiar los pactos con el PP en el Ayuntamiento y la Diputación de Alicante si había un cambio de talante del PSOE. Pero si aquello quedó desmentido, de momento, lo de Inés Arrimadas en el Congreso de hoy ha desatado todas las alarmas.

Tanto es así, que Ciudadanos en la provincia de Alicante ha defendido este miércoles sus acuerdos de gobierno con el PP en Ayuntamiento de Alicante y Diputación provincial y ha circunscrito el apoyo de la dirección nacional del partido con el Gobierno de PSOE y Podemos para mantener el estado de alarma a circunstancias "únicamente" ligadas a la gestión de la crisis sanitaria.

Las fuentes consultadas en  Cs han explicado que el apoyo a Sánchez para prorrogar el estado de alarma se debe a "responsabilidad política" y para ser "útiles" ante las actuales circunstancias, al tiempo que han subrayado la "hoja de ruta cerrada" en la que se sitúan los acuerdos locales de Gobierno en la provincia.

Muchas explicaciones para justificar el apoyo de Arrimadas a Pedro Sánchez. Los nervios están a flor de piel. Simpatizantes de Cs en Alicante han comentado a ESdiarioCV que la jugada de la líder naranja puede ser de calado. Evidentemente, si se queda en papel de mero comparsa del PP la formación se dirige hacia su extinción política o su integración en el grupo de Pablo Casado. Esto último lo quiere una parte de sus militantes, sobre todo "los que tocan poder y buenos sueldos", según estas fuentes. Sin embargo, hay otra parte de Ciudadanos que busca recuperar el espacio de centro y 'centrar' más al PSOE con acuerdos o pactos de Estado, cosa que con Podemos al lado parece del todo imposible.

También, las mismas fuentes han reconocido que un hipotético pacto en el Ayuntamiento o la Diputación está bastante complicado, aunque, por extraño que parezca, parece más posible un acercamiento con los concejales naranjas en Alicante que con los diputados provinciales, a pesar de que el PSOE fue el partido más votado en Diputación.  Lo que une Carlos Mazón, solo lo separa el presidente de la Diputación, es decir, él mismo, según estas fuentes.

Pero no solo tiembla lo que queda de estructura de Ciudadanos. En Podemos miran de reojo con cierta suspicacia, aunque oficialmente digan lo contrario. Las recientes elecciones han demostrado que hay un voto muy volátil en el centro derecha. Y Pablo Iglesias no quisiera volver a ver ni en pintura a la formación naranja con más de 50 diputados. El miedo va por barrios.

Comenta esta noticia
Update CMP