22 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

Los alimentos que jamás debes cenar si quieres mantener la línea

Suman calorías innecesarias, resultan indigestos e interfieren en tu sueño. ¿Necesitas más motivos para alejarte de ellos a partir de las 6 de la tarde?

Ni se te ocurra saltarte la cena si no quieres levantarte sin energía y con un hambre voraz que te llevará a devorar lo primero que pilles.

La cena es imprescindible para mantener una dieta sana y equilibrada si eliges con atención los alimentos que consumes en ella. Sumar calorías a las que ya has ingerido durante el día no es el único motivo para que evites ciertos alimentos poco recomendables, las comidas pesadas y demasiado picantes también entran en esta lista de "alimentos prohibidos por la noche" simplemente porque interfieren en el sueño. 

Cena por lo menos dos horas antes de irte a la cama y procura dedicarte tu tiempo. Las prisas conducen a rutinas poco saludables y evitan que seas precavido con los siguientes alimentos: 

1. Fritos

Las grasas saturadas son el origen de multitud de patologías cardiovasculares. Si ya es aconsejable reducir su consumo durante el día mucho más hacerlo por la noche. No son alimentos fáciles de digerir para nuestro organismo. 

 

2. Bocadillos

Evita comer demasiado pan para cenar aunque la idea de una cena rápida y fácil se apodere de tu cansancio. Si se comen demasiados carbohidratos, el cuerpo no los digiere correctamente y se almacenan en forma de triglicéridos en el tejido adiposo. 

 

3. Apio, ajo y cebolla

El apio tiene un gran poder diurético. Esto quiere decir que si lo tomas por la noche tendrás más ganas de ir al baño y eso puede alterar tus ciclos de sueño. El ajo y la cebolla, sobre todo si se consumen crudas, producen una sensación de quemazón en el estómago que pueden obligarte a levantarte en más de una ocasión.  

 

4. Salsas y condimentos picantes

Producen reflujo y acidez estomacal por eso se descartan de la dieta en la mayoría de los casos. Además, contienen sustancias estimulantes que no te dejarán conciliar el sueño. 

 

5. Ensalada con lechuga

Muchas veces pensamos que las verduras son buenas compañeras para cenar liviano pero ten en cuenta que mucha de ellas generan gases e inflamación intestinal durante unas horas. Si no quieres irte a dormir como un "globo" evita el brócoli, la coliflor, la cebolla, los pimientos, las acelgas y, sobre todo, la lechuga. 

 

6. Helados

Es mala idea comerlo de noche por su gran aporte calórico aunque en pleno verano y con las altas temperaturas acechando cualquiera se atreve a rechazar uno. Sin embargo, su alto contenido en grasa y azúcar evitarán que tengas un descanso adecuado si no lo quemas antes.

  

7. Carne roja

Es pesada y su proceso de digestión es lento, te hará sentir demasiado pesado como para poder coger rápidamente el sueño. Además, tu estómago estará trabajando gran parte de la noche. 

 

8. Setas

Los nutricionistas los suelen incluir en las dietas de adelgazamiento pero evita tomarlos por la tarde. Retienen líquidos y harán que te metas en la cama más hinchado de lo habitual. Contienen macromoléculas costosas de procesar para el estómago humano. Evita darte un festín a última hora por mucho que te gusten los níscalos, déjalos para el día siguiente y los disfrutarás el doble. 

 

9. Pasta y arroz

La pasta y el arroz contiene una gran cantidad de carbohidratos y calorías que tienen tendencia a instalarse en la zona del abdomen y la cintura, así que acostúmbrate a comerlos a mediodía si no te quieres arrepentir. 

Aprovecha su energía durante el día y así, por la noche, cuando tu metabolismo se vuelve más lento, ya los habrás quemado y no se convertirán en grasa. 

Comenta esta noticia
Update CMP