21 de noviembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los Jordis hunden a Puigdemont: Cuixart se acobarda y renuncia a ir su lista

Puigdemont, entre Jordi Cuixart y Jordi Sánchez.

Puigdemont, entre Jordi Cuixart y Jordi Sánchez.

El presidente de Ómnium Cultural planta al expresident y desde la cárcel renuncia a ser candidato. Su decisión es un torpedo en la línea de flotación de la estrategia del PDeCAT.

Nuevo jarro de agua fría para el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El intento del PDeCAT de volver a disfrazar su deteriorada marca electoral en las nuevas siglas Junts per Catalunya y de llenar su candidatura con los héroes independentistas de la sociedad civil parece destinada a un nuevo fracaso.

Y es que este fin de semana -en su encuentro en Bruselas con Artur Mas y la coordinadora del PDeCAT, Marta Pascal-, Puigdemont impuso a su partido esa nueva marca y reclamó la incorporación de los líderes encarcelados de la ANC y Ómnium, Jordi Sánchez y Jordi Ciuxart, en una nueva candidatura de país que pueda competir con garantías con la ERC de Junqueras, la gran favorita del independentismo.

Sin embargo, el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, ha asegurado este martes que el presidente de la entidad, Jordi Cuixart, ha renunciado a participar en cualquier lista electoral del 21 de diciembre. "Entiende que su función es seguir siendo presidente de Òmnium y, por tanto, en ningún caso irá en ninguna lista electoral", ha explicado en una entrevista de Catalunya Ràdio, después de haber hablado con Cuixart, que se encuentra encarcelado en Soto del Real investigado por sedición.

Mauri ha explicado que Cuixart "entiende que su papel a la cabeza de Òmnium no ha acabado", especialmente cuando hay partidos que han intentado, ha dicho, dividir a la sociedad catalana. Ha criticado que el presidente de la entidad se encuentre en prisión acusado, junto al presidente de la ANC, Jordi Sànchez, de sedición cuando las movilizaciones a favor de la unidad de España "algunas acaban con violencia y en cambio el soberanismo nunca ha tenido violencia en sus manifestaciones masivas".

Mauri, que también se ha descartado para el 21-D, ha apostado por reinstaurar al Gobierno catalán cesado en la Generalitat si el independentismo gana los comicios: "Sería deseable que el Govern destituido pudiera ser restituido, y a partir de entonces hacer los cambios que hiciera falta". También ha pedido a los partidos que abandonen la estrategia de los plazos para lograr la independencia y que trabajen "por objetivos".

 

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia