27 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Enrique Ponce, en su vuelco radical, mete en un lío familiar a Julio Iglesias

Cuando pensábamos que lo habíamos visto todo de la pareja del verano, el año y el siglo en el mundo del cuore patrio resulta que aún nos quedaba lo mejor. Ni en los sueños más surrealistas.

 

 

Ya lo decía Miguel de Unamuno, “el progreso consiste en renovarse” y eso es lo que se ha aplicado al pie de la letra Enrique Ponce. En pocos meses el torero ha dado un giro a la vida aparentemente convencional que llevaba durante su matrimonio con Paloma Cuevas durante los últimos 24 años. Este verano sorprendía con su separación al tiempo que hacía pública su relación con la jovencísima Ana Soria. La pareja no se ha escondido del foco mediático, se han dejado ver, fotografiar e incluso ellos mismos han rendido cuentas del amor que se profesan a través de sus redes sociales.

Han hecho caso omiso de las críticas que les han llovido, especialmente a Enrique Ponce, cuando algunos le han recriminado la falta de tacto al exponerse tanto sin tener en cuenta la difícil situación que atraviesa Paloma que parecía no haber superado la ruptura. El torero siempre ha salido al paso insistiendo en la buena relación que mantiene con la que todavía es su mujer ya que aún tienen que firmar el divorcio. En estos casos un abultado patrimonio y una suculenta repartición de bienes hacen que estos contenciosos sean más lentos y lleven su tiempo.

Los más escépticos no apostaban por esta relación que se consolida cada día más. De hecho la pareja dará el paso de irse a vivir a Almería donde tal y como publica Semana ya han alquilado un ático en una de las zonas más modernas de la ciudad. Una vivienda valorada en 250.000 euros y por la que Enrique estaría pagando 800 euros al mes. Aunque en un principio se plantearon vivir en Madrid, Ponce ha cedido con su novia que prefiere estar cerca de su familia en Almería.

Mientras tanto Paloma Cuevas se plantea instalarse en Ginebra con sus hijas para el próximo curso.

Pero lo que de verdad ha sido una sorpresa es el giro profesional que sobrevuela sobre Enrique Ponce, el torero está a punto de presentar su primer disco en el que incluye un dueto con Julio Iglesias tal y como publica Diez Minutos. La amistad del torero y el cantante se remonta a hace años y es evidente que esa colaboración le puede ayudar a abrirse camino en las discográficas.

Ya conocíamos la afición de Ponce por la música y que se arranca a cantar en las fiestas privadas de sus amigos, pero de ahí a meterse de lleno en la industria discográfica hay una diferencia. Y lo del dueto con Julio Iglesias dará mucho que hablar porque ¿qué pensará Enrique Iglesias de este dueto de su padre con el torero?

Recordemos que Enrique siempre le recriminó a su padre no haber recibido el apoyo profesional que esperaba de él y que a pesar de especular con la posibilidad de cantar juntos padre e hijo eso nunca
se ha hecho realidad.

Conocíamos la afición de Ponce por la música y que se arranca a cantar en las fiestas privadas de sus amigos, pero de ahí a meterse a cantante hay una diferencia

Ni en los sueños más surrealistas podríamos haber imaginado un dueto semejante. Ahora solo queda esperar para escuchar y no nos privaremos de opinar. 

Y siguiendo la estela de Julio Iglesias, el que no se da por vencido es Javier Santos quien le ha solicitado al Obispado de Valencia que le ayude a concertar una audiencia con el Papa Francisco para que interceda en el reconocimiento de la paternidad de Julio Iglesias. 

Javier Santos pide al Obispado de Valencia que le ayude a lograr una audiencia con el Papa para que interceda en el reconocimiento de la paternidad de Julio Iglesias. 

Eso sí, con la prueba de ADN en la mano que demostraría su filiación padre e hijo. En su escrito reza: “Mi nombre es Javier Sánchez Santos y llevo décadas en una encrucijada legal por obtener el reconocimiento como hijo del cantante Julio Iglesias. En su argumentación para conseguir esa audiencia con el Papa, Santos apela a los pasajes bíblicos y evangélicos en los que se resalta la importancia de la relación padre e hijo.

Santos ya cursó esta misma petición en 2017 pero al no obtener respuesta por parte del Vaticano ha decidido cursarla a través del Obispado de Valencia que le queda más cerca.

Comenta esta noticia