Las familias piden ‘partes de baja’ para que sus hijos no vayan a clase

Los padres están preocupados por la falta de coordinación de la Consellería y optan por pedir a los médicos de Atención Primaria informes para eludir la asistencia al colegio

El Colegio de Médicos de Alicante ha difundido entre sus colegiados una circular para informar sobre los protocolos a seguir ante el exponencial aumento de solicitudes de justificantes y certificados médicos que pudieran servir para evitar la asistencia a clase de forma presencial, y ante el inicio del curso escolar, previsto para el próximo lunes 7 de septiembre.

Las familias están preocupadas por la falta de coordinación de las Consellerías de Educación y Sanidad y por las “medidas contradictorias” adoptadas, según denunciaban hace unos días los colectivos representativos de asociaciones de padres y madres, COVAPA y CONCAPA.

Ante esta incertidumbre, muchas familias han optado por pedir un ‘parte de baja’ a los médicos de Atención Primaria, que pudiera justificar la no asistencia a las aulas y el requerimiento de clases online para sus hijos. Las familias se apoyan en la Ley 1/1994, de Salud Escolar de la Comunidad Valenciana, donde en su artículo cuarto se dice:

“Los alumnos y las alumnas de nuevo acceso a un centro escolar aportarán un documento, elaborado con carácter gratuito, cuya base sea, al menos, la fotocopia del carnet de vacunación o de la hoja de cartilla de salud, que justifique su situación vacunal. Este documento será cumplimentado por el equipo de atención primaria o el personal sanitario encargado de la salud del niño y de la niña. Asimismo, dependerá de los equipos de atención primaria la emisión de informes o certificados relacionados con la práctica deportiva en los diferentes niveles educativos”.

Desde el Colegio de Médicos señalan que la normativa publicada en relación con la crisis sanitaria de la covid-19 “no contiene, hasta el momento, disposición alguna que imponga a los médicos de la sanidad pública la obligación de emitir informes de dispensa de escolarización”, y recuerdan que la escolarización es obligatoria en los niveles de educación primaria y secundaria, es decir, a partir de los 6 años cumplidos en el año en curso. Señalan que es competencia de la Consellería de Educación “establecer las medidas que sean pertinentes para los alumnos con necesidades o situaciones especiales”.

La corporación médica alicantina reconoce el derecho del paciente a obtener certificados acreditativos de su estado de salud, pero indica que ese derecho “no obliga a los equipos de Atención Primaria a emitir juicios de valor sobre la aptitud de los pacientes pediátricos sobre su escolarización”. Dicho de otra forma, se refiere a que los pediatras no están obligados a determinar si los niños deben o no deben ir al colegio, ya que los parámetros los marca la Consellería, limitándose el facultativo a dar diagnóstico a la dolencia planteada. Es por ello que matizan que la misión del personal médico de un Centro de Salud no es la de “emitir informes o certificados con una finalidad predeterminada”, como podría ser la de obtener una exención a la presencialidad en las aulas.

Comenta esta noticia