Sánchez, Montaner y el espíritu de Xirivella

El exalcalde socialista de Xirivella recorre España con un libro en el que supo predecir la ascensión de Pedro Sánchez desde el averno dantesco de la política hasta el Olimpo del Gobierno

Pedro Sánchez, el nuevo presidente del Gobierno, cuenta con una amplia cohorte de incondicionales en la Comunidad Valenciana. Algunos, desde sus inicios como aspirante a la secretaría general del PSOE, como José Luis Ábalos, Bartolomé Nofuente, Rafa García o Michel Montaner. Este último, en expresión que tanto le gusta decir a un amigo, anda estos días "más feliz que unas castañuelas".

Con Montaner, alcalde de Xirivella hasta hace un año y en la actualidad teniente de alcalde, tuve la ocasión de departir el día previo a la presentación de la moción de censura por parte de su formación y la víspera de la consumación, una semana después. En ambas ocasiones irradiaba felicidad. En su caso, bien fundamentada por su contribución al fulgurante ascenso de Sánchez desde el averno dantesco al Olimpo helénico.

"Mi entorno me comentaba que cómo se me ocurría organizar un acto así, que vendrían cuatro", recordaba Montaner cuando montó un evento en noviembre de 2016 con un defenestrado Pedro Sánchez como protagonista en la plaza de su municipio, Xirivella. Ese vaticinio de cuatro personas se truncó cuando alrededor de un millar inundó, en una mañana lluviosa, el centro de esta población de l´Horta Sud.

En loor de la multitud xirivellense, Pedro Sánchez fue ascendiendo. Y siempre a su vera estaba Michel Montaner. La aclamación se repitió en otras localidades, y el resto de la historia ya es conocida. Antes de su -por ahora- final, Montaner escribió -"me decían también desde mi entorno que no interesaría a nadie"- su libro El espíritu de Xirivella, que recrea esa recuperación de ilusión de una gran porción de las bases socialistas bajo la bandera de Pedro Sánchez.

Ahora Montaner recorre España con su obra literaria bajo el brazo, explicando cómo se le ocurrió escribirlo y firmando autógrafos. Cual profeta socialista, y desde una trabajadora localidad como Xirivella, él supo anticiparse a los acontecimientos y tantear un futuro en el que, aquel ya lejano noviembre de 2016, nadie creía.

Eso sí, el título de su libro da lugar a una doble lectura. Quizás a una triple. Si se la atribuimos a su propio autor, podría utilizar la acepción de la Real Academia de la Lengua Española que define espíritu como "don sobrenatural y gracia particular que Dios suele dar a algunas criaturas". En el caso de Montaner, para adelantar al porvenir.

En cambio, si nos centramos en el motivo del libro, la definición más acorde sería "ánimo, valor, aliento, brío", como la fuerza que infundió Xirivella a Sánchez. Y si, en tono más socarrón, nos quedamos con la que emplean algunos opositores locales de Michel Montaner cuando aluden a su espíritu, la acepción en este caso sería "ser inmaterial". Por tanto, lecturas múltiples y para todos los gustos las que proporciona El espíritu de Xirivella.

Comenta esta noticia
Update CMP