20 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

#MeToo elabora la esperada guía 'Cuándo se cosifica a la mujer y cuándo no'

A la izquierda, una actriz que no se deja cosificar; a la derecha, una azafata de la F1 cosificada

A la izquierda, una actriz que no se deja cosificar; a la derecha, una azafata de la F1 cosificada

Se acabaron las meteduras de pata. #MeToo edita un manual para que todo el mundo sepa cuándo se cosifica a la mujer y cuándo no. Y que nadie se líe por error o machismo.

 

 

El movimiento #MeToo lanzará una guía práctica para entender cuándo se incurre en cosificación de la mujer y en comportamientos machistas y cuándo no, dada la dificultad que ha percibido para entenderlo, especialmente entre la población masculina en general, las ovejas merinas y las mujeres con tendencia al voto liberal o conservador.

El libro, prologado por Leticia Dolera y con acotaciones de Ada Colau, Julia Otero y una sobrina del de enmedio de Los Chichos, explica de una manera práctica, con ejemplos concretos, escenas habituales de la vida para calificarlas a continuación y determinar si incurre o no en anomalías.

El Pato Cojo ha podido acceder en exclusiva a varios extractos de la obra, y está en condiciones de confirmar que la vida será más sencilla si, en adelante, sale con el manual de casa cada día y lo consulta antes de hacer cualquier movimiento. A continuación, reproducimos algunos fragmentos.

Según dónde

Se considera cosificar a la mujer si la mujer en cuestión es una modelo y su escenario un circuito de Fórmula 1. Pero no es cosificar si la mujer es actriz y posa con una ropa parecida a la anterior para promocionar una película, aunque sea un dramón en blanco y negro situado en la Edad Media y el personaje sea una monja de clausura.

 

Ejemplo de cosificación forzosa, salvo que promocionen algo que le guste a #MeToo

 

En el caso de ceremonias de todo tipo, el escote no incurrirá en cosificación si la propietaria lo utiliza como reclamo para denunciar la cosificación de la mujer y sí incurrirá en cosificación de la mujer si quien lo exhibe es seguidora de las películas de Garci.

No se incurrirá en cosificación, como norma general, cualquier comportamiento de cualquier tipo que hagan las mujeres pertenecientes a #MeToo, votantes de Podemos o del PSOE, actrices con la excepción de Marta Etura por oponerse a ETA y periodistas comprensivas con el procés; pero será cosificar todo lo que hagan el resto de las mujeres y el 100% de los hombres, con la salvaguarda de Pablo Iglesias si deja de azotar hasta sangrar a Mariló Montero. Sólo hay un caso en el que no está claro un criterio fijo: Nicole Kidman.

El Tribunal

Para cuando haya dudas, se podrá consultar al Tribunal de la Corrección, un órgano compuesto por la prologuista de la obra y las dos comentaristas de la misma, que decidirá siempre qué es cosificación y qué no y qué sanción merece quien incurra en ella. Y habrá castigos y sanciones muy duras, incluyendo la obligación de leer el libro de Leticia Dolera mientras se escucha la discografía íntegra de Lluis Llach.

 

 

 

Comenta esta noticia