18 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Batalla campal en el Congreso: la ministra Montero pierde los nervios con Casado

Pablo Casado, este martes en el debate de presupuestos.

Pablo Casado, este martes en el debate de presupuestos.

Ambos han mantenido un durísimo choque en el debate de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos. Él ha hablado de "rendición socialista". Ella le ha acusado de "guerracivilista".

A perro flaco todo son pulgas, y este martes Pablo Casado fue un auténtico pulgón para un Gobierno que atraviesa sus horas más críticas. 

La tensión de la última semana -relator, espíritu de Colón e inicio del juicio del procés mediante- se trasladó al debate de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos, con el Ejecutivo rendido a la evidencia de que ERC y el PDeCAT no darán marcha atrás. O eso parece.  

Así las cosas, el líder del PP y la ministra de Hacienda se enzarzaron en un durísimo debate con descalificaciones mutuas y golpes bajos. Se despellejaron vivos, en pocas palabras. 

El presidente de los populares acusó a Pedro Sánchez, que asistía al combate desde su escaño, de haberse plegado al independentismo. La "rendición socialista", lo llamó. El "presidente de la mentira", le llamó. "¿Dialogar con quién y para qué?", le preguntó.

"Nunca nadie hizo tanto mal en tan poco tiempo", añadió después. "Ustedes han traicionado a la Constitución. ¡Convoquen elecciones, váyanse!", exigió. 

María Jesús Montero, ya de por sí de sangre caliente, subió a la tribuna desatada. Por dos veces acusó a Casado de utilizar "un lenguaje guerracivilista que lo iguala a la ultraderecha". Y le preguntó: "¿Qué concesión hay a Cataluña en estos Presupuestos?". "Quieren la mentira y la confrontación para llegar a La Moncloa", se quejó. 

El mayor golpe bajo se lo propinó en los instantes finales del duelo, cuando después de que Casado presumiera del milagro económico del PP, Montero replicó: "¿Sabe dónde está el milagro económico del PP? En la cárcel", sostuvo en alusión a Rodrigo Rato y en medio de un sonoro aplauso de la bancada socialista. 

El choque entre ambos dejó el ambiente aún más enrarecido en el hemiciclo. Hasta el punto de que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, tuvo que recordar que el acuerdo previo entre los partidos -materializado en la Junta de Portavoces- era que esto fuera un debate de Presupuestos. Y no una coartada. 

Comenta esta noticia
Update CMP