24 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Casado ultima una "lista negra" de diputados que caerán: algunos no lo saben

Casado conversa con Maroto en su escaño.

Casado conversa con Maroto en su escaño.

De José Luis Ayllón a Jorge Fernández, pasando por Gerardo Camps y Álvaro Nadal. El líder del PP va a pegar un buen repaso a las candidaturas al Congreso, y los interesados están nerviosos.

Unas horas después que Celia Villalobos anunciara este miércoles que ponía fin a su carrera política, en Al Rojo Vivo le preguntaron si Pablo Casado lo sabía de antes. Y la malagueña respondió, jocosa, que el presidente del PP lo sabía incluso antes que ella. 

Fue su forma de decir que si se iba no es por voluntad propia, sino porque sabe que no tiene hueco en las listas del Congreso que están confeccionando Casado y sus dos hombres de confianza: Teodoro García Egea y Javier Maroto.

 

El PP tiene ahora 134 diputados y aspira a conservar un centenar. Pero aun así habría un buen tijeretazo. Y a ello se le suma que hay diputados que no cuentan con la confianza ni el respaldo de la actual dirección nacional: unos por su pasado sorayista; otros simplemente Casado considera que no han trabajado bien. 

Serán baja segura, o casi segura, los exministros Jorge Fernández, cuyo poder aúlico en el PPC se ha esfumado tras la llegada de Casado, e Íñigo Méndez de Vigo. Este último fue candidato por Palencia sin tener vinculación con el PP de Palencia, y como dice un barón regional de la formación a ESdiario: "En política si no tienes territorio que te respalde, estás muerto".

Lo tiene complicadísimo José Luis Ayllón, quien fuera mano derecha de Soraya Sáenz de Santamaría. Y también pintan bastos para Arturo García Tizón, diputado por Toledo, de quien en el PP de Castilla-La Mancha no quiere ni oír hablar: hizo campaña contra María Dolores de Cospedal en su feudo.  

Una de las grandes incógnitas es si sobrevivirá al rodillo Fernando Martínez Maillo, quien fuera coordinador general del partido con Rajoy y diputado por Zamora. Él ya ha dejado caer en su tierra que volverá a ser el cartel electoral, pero no está nada claro. Y menos aún para el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

El exministro de Energía, Álvaro Nadal, ha decidido saltar antes de que Casado le empuje y pedir destino en la Oficina Comercial del Reino Unido. Y a Jesús Posada, presidente del Congreso durante la primera legislatura de Rajoy, no lo quieren de nuevo en la papeleta por Soria. Por contra se da por hecho que su sucesora, Ana Pastor, seguirá encabezando la de Pontevedra.

Hay nubarrones también sobre la cabeza de Alicia Sánchez Camacho, puesto que en 2016 el PP obtuvo cuatro diputados por Barcelona (candidatura a la que ella pertenecía) y ahora a lo máximo que aspira es a dos. Uno previsiblemente para Dolors Montserrat, probable número uno por la circunscripción, y otro aún no se sabe. 

El diputado por Valencia Gerardo Camps tampoco cuenta con el respaldo de la dirección nacional, y además últimamente ha tenido un papel cuestionable en la comisión del Pacto de Toledo, de la que es portavoz. Tampoco lo tendrá fácil la diputada por Madrid Belén Bajo. Y Juan Ignacio Zoido ha pedido ir en la solicitada lista a las europeas, pero ésa es otra guerra.

Comenta esta noticia
Update CMP