El de director de Trabajo decide al final de legislatura ponerse a Laborar

Nomdedéu, en el centro, en un acto reciente en Bruselas.

Nomdedéu, en el centro, en un acto reciente en Bruselas.

El Servicio Valenciano de Empleo, que gestiona el polémico Nomdedéu, no chuta. La solución: gastarse dinero público para hacer una operación de imagen. De Servef pasa a llamarse Labora.

El secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, tiene un historial poco virtuoso, aunque ello no le impidió que su partido Compromís y el presidente Ximo Puig confiaran y sigan confiando en él para un puesto noble.

Sancionado  en sus tiempos de juventud por elaborar contrato laborales sin darlos de alta en la Seguridad Social, estos días vuelve a los juzgados de Castellón por un presunto delito de malversación y falsedad  que se remonta a las últimas elecciones europeas.

Provocador nato en redes sociales, tanto que se ha ganado la censura de incluso sus compañeros de partido por comentarios "despectivos", "machistas" e incluso "homófobos,  Nomdedéu trata de dar un sello particular a su gestión en Empleo, cuando se está acabando la legislatura. El ex teniente de alcalde de Castellón ha decidido cambiar la identidad corporativa del Servicio Valenciano de Empleo y Formación que pasa a denominarse Labora.

Una ocurrencia que no ha dejado pasar el reputado periodista de Xàtiva Ferran Belda. El Servef, recuerda el columnista, ha visto incrementado su presupuesto en un 66,5%, pero apenas intermedia en la firma del 2,4% de los contrarios. "En consecuencia lo que necesita no es un revoque formal", sentencia.

"Lo que ocurre es que es más fácil, digo fácil, no barato, encargar un nuevo distintivo, una puesta al día del portal de internet, una reforma de las oficinas, unos cajeros automáticos de estos que en cualquier empresa privada supondría un ahorro de persona pero no así en la Administración, y algunas zarandajas más que hacer funcionar una maquinaria burocrática atrofiada y probablemente inservible.

El final del artículo es desternillante: "Si no raro es que, en lugar de alargar el apelativo del 'servicio de formación y empleo' con algún adjetivo verde, como hicieron los consejeros del Botánico al tomar posesión del cargo, Nomdedéu se dejara enredar por los creativos y aceptase condensar su significado en una palabra (...) Con lo que viste a su jefe ser, cojan aire, conseller d'Economia Sostenible (Puertos mediterráneos abstenerse), Sectors Productius (Vinimos a salvar persona, no a negociar renqueantes), Comerç i Trebll (estos ya normalitos).

 

 

Comenta esta noticia