17 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Colau retiene la alcaldía de Barcelona en mitad de una gran bronca separatista

Colau, con la vara de la Alcaldía

Colau, con la vara de la Alcaldía

La alcaldesa también sumó los votos del PSOE en una sesión marcada por una gran protesta a las puertas del Ayuntamiento reclamando la libertad de Forn y la "unidad" del independentismo.

El guion definitivamente cerrado en la tarde del viernes se cumplió al milímetro y Ada Colau ha logrado su reelección como alcaldesa de Barcelona con los votos del PSOE y el apoyo decisivo de tres ediles de Manuel Valls. Y como también era previsible, el independentismo dejó sentir de manera atronadora lo que considera una traición con una ruidosa protesta a las puertas del Ayuntamiento.

La candidata de BComú a la Alcaldía de Barcelona ha sido investida al contar en el pleno con los votos favorables de 21 de los 41 concejales que lo integran, en una votación que se ha realizado de forma nominal y con papeleta secreta.

Colau revalida así su liderazgo en el Ayuntamiento tras obtener diez concejales el 26-M -uno menos que en los comicios de 2011, cuando consiguió 11-, y que han apoyado, tal como se ha anunciado en los últimos días, los ocho concejales del PSC y tres de los seis regidores de la plataforma BCN Canvi-Cs que encabeza Valls.

Tal como decidieron las bases de BComú en una consulta celebrada entre el jueves y el viernes, Colau se ha aliado con los socialistas aceptando el apoyo de Valls, en lugar de gobernar con ERC y hacer alcalde al candidato republicano, Ernest Maragall, en una decisión que ha sido criticada por sectores independentistas, como han demostrado de la manera más estruendosa en la sesión de investidura.

 

Aspecto de la plaza de Sant Jaume, una hora antes del inicio del pleno de investidura.

 

Y es que más de un millar de manifestantes, la mayoría con carteles reclamando la libertad de los políticos presos y con lazos amarillos, se han concentrado en la plaza Sant Jaume, ante la Casa Consistorial, para reclamar la libertad del candidato a la Alcaldía de JxCat en prisión preventiva por el proceso soberanista, Joaquim Forn, una hora antes de que comenzara el pleno de investidura.

Los manifestantes, convocados por el entorno de JxCat, han entonado proclamas en contra de la alcaldesa, como "Ada Colau es un fraude", y gritos de "traidora", así como también han pedido a miembros de ERC que trabajen por la "unidad".

Los aplausos a Forn y el imperativo legal

En el salón de plenos el independentismo también ha dejado sentir su protesta y concejales de JxCat, ERC y 'comuns', así como parte del público, han aplaudido al concejal electo de JxCat y exconseller acusado en el Tribunal Supremo, Joaquim Forn, al ser citado al inicio del acto.

Durante la sesión, los ediles de Barcelona de ERC, BComú y JxCat han prometido sus cargos por imperativo legal, mientras que los del PSC, BCN Canvi-Cs y el PP se han limitado a jurarlo o prometerlo.

Los concejales de BComú, incluida la alcaldesa, han prometido por imperativo legal y haciendo referencia a los vecinos de la ciudad y sus derechos, cada edil con una fórmula diferente.
"Por imperativo legal me comprometo con los vecinos para que Barcelona sea una ciudad de esperanza más justa, democrática y feminista", ha prometido Colau.

 

Comenta esta noticia
Update CMP