10 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Santiago González remata a Irene Montero con el mote que le ha dado Carmen Calvo

¿Es de Carmen Calvo el mote de "Ninistra" para Irene Montero?

¿Es de Carmen Calvo el mote de "Ninistra" para Irene Montero?

Al irónico periodista le parece demasiado agudo como para que se lo haya puesto la vicepresidenta del Gobierno a la ministra de Podemos pero aún así no le puede parecer más ingenioso.

Este lunes la semana comenzaba plagada en las páginas de opinión de artículos sobre la marcha feminista de este domingo 8 de marzo y uno de ellos era el de Santiago González en El Mundo, cargado de ironía, como suele ser habitual.

Pero si algo destaca en su columna González fue que el Gobierno se expresó en Madrid con varias voces y en distintas manifestaciones y todas contra Ciudadanos, que tuvo que abandonar por recomendación de la Policía, "sin que Marlaska hiciera nada para proteger el derecho a manifestarse de Villacís y sus compas".

Pero a su entender lo que resulta más llamativo es que una causa como la feminista no consiguiera hacer marchar unidas a las principales fuerzas políticas que forman el Gobierno: "Un Gobierno, dos concentraciones, dos lideresas".

A saber, por una parte, Irene Montero, que hizo una ley para adornarse en la manifa. Por otra, Carmen Calvo, que como no tenía ley fue con una gorra a cuadros y envió un recado a la feministra: "Algunas llevamos en el 8-M 42 años, cuando casi nadie estaba". Aunque no estuvo Pedro Sánchez si envío a "Bego, que de alguna manera tiene que justificar el sueldo del Instituto de Empresa".

Santiago González aprovecha para recordar otro momento cumbre de Irene Montero el pasado viernes con la Reina Letizia en la mesa de trabajo de la Asociación para la Prevención y Atención de la Mujer Prostituida (APRAM). Momento en el que la ministra de Podemos no se acordó de las niñas tuteladas prostituidas en Mallorca, "sobre lo que no la hemos oído decir ni mu".

Pero para el periodista este encuentro fue notable por más de un motivo. Por ejemplo porque era la primera vez que ejercía de ministra de jornada, después de haber dado plantón a la Reina en un acto sobre violencia de género tres días después de su toma de posesión,"aunque tenía excusa según su escala de valores: una entrevista apalabrada en La Sexta".

No menos le llamó la atención el "besuqueo con que se despidieron la Reina y la ninistra, como dicen que la llama Carmen Calvo, con un mote tan agudo que no parece suyo".

Le llama la atención lo del beso a González por dos motivos: por el relajo del protocolo y en parte por el coronavirus.

En conclusión, que Podemos es Gobierno y también oposición, con una ministra de Trabajo que dispone sus propios protocolos para hacer frente al coronavirus en las empresas sin necesidad de coordinarse con Sanidad y dice el vicepresidente que lo está haciendo muy bien.

 

 
Comenta esta noticia