20 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El plan B que maquina Villar ante su posible inhabilitación

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar.

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar.

Un día le queda al presidente de la Federación Española de Fútbol para demostrar que su trato hacia el Recreativo fue legal. El CSD estrecha el cerco para quitarle de en medio cuanto antes.

La guerra del fútbol español entre el presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, y el Consejo Superior de Deportes vive un nuevo capítulo que puede dejar fuera del cargo al hombre fuerte de la UEFA en España tras 28 años. Villar se enfrenta a un proceso de inhabilitación por hacerle favores de índole económica al Recreativo de Huelva según apunta la acusación.

La Federación que dirige Villar permitió al Recreativo inscribir a sus jugadores en las dos últimas temporadas en Segunda División B a pesar de que el pago de las deudas que tiene el club no estaba garantizado. Fue el propio organismo el que prestó el dinero al club a través de una serie de pagarés en 2014 para que cumpliera con los plazos legales, un actuación que el Consejo Superior de Deportes puso en duda por su ilegalidad. 

A esto se suma la denuncia que interpuso contra el Recre su anterior cuerpo técnico, liderado por José Luis Oltra, por el impago de más de 215.000 euros. De aquella deuda también se hizo cargo la Federación a través del Comité Nacional de Entrenadores para que el equipo pudiera empezar la competición esta temporada tras saldar sus cuentas pendientes con Hacienda y la Seguridad Social.  

El Consejo Superior de Deportes pidió explicaciones a Villar y le dio un plazo de cinco días para justificar estos traspasos de dinero de los que no se tiene documento alguno. Hasta el próximo viernes tiene tiempo el presidente para demostrar que esta permisividad hacia el Recreativo no constituyó un trato de favor descarado. 

El presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, calificó la conducta del presidente de la Federación Española "de extrema gravedad" y recuperó otra mancha negra en el expediente de Villar para sembrar más dudas sobre la transparencia de su desempeño. Concretamente, hizo referencia al presunto amaño del partido entre el Levante y el Zaragoza en 2011, que llevó a la rescisión del contrato de Javier Aguirre como seleccionador de Japón por su imputación,  y que la RFEF pasó por alto sin abrir una investigación. 

Este caso llega dos tres meses antes de que se celebren las elecciones presidenciales a la Real Federación Española de Fútbol donde por primera vez Villar se enfrentaría, si no le inhabilitan antes como él mismo reconoce, a Jorge Pérez, el actual secretario del organismo y cómplice de otro enemigo declarado de Villar, Javier Tebas, jefe de la Liga de Fútbol Profesional

En una reunión que mantuvo el martes con los presidentes territoriales ante su inminente futuro, Ángel María Villar pidió a sus subordinados su apoyo por escrito y les instó a buscar un candidato continuista entre ellos para seguir manejando el cotarro aunque la ley le deje fuera. 

Comenta esta noticia
Update CMP