Desastre en los hospitales pero Compromís dice que vamos a ver la tv gratis

Pacientes esperando en los pasillos de Urgencias

Pacientes esperando en los pasillos de Urgencias

Compromís presume en Twitter de que los hospitales valencianos tendrán servicio de televisión gratuito en febrero, y los usuarios le recuerdan que las listas de espera siguen aumentando

Ya lo dice el refranero español, "Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces".

A veces, presumir de buena gestión puede generar un problema y, si no, que se lo pregunten a Compromís, que en un alarde de comentar la buena gestión que el Gobierno del Botánic en los hospitales valencianos, 'se ha cubierto de gloria', tras las reacciones de los usuarios, quienes le han recordado la situación actual que está atravesando la sanidad pública en nuestra Comunitat. 

Un tuit lanzado desde la cuenta oficial de la citada formación política presumiendo de que los hospitales valencianos tendrán servicio de televisión gratuita a partir de febrero pone en evidencia la gestión de la Conselleria de Sanidad en los últimos meses en cuestiones como el aumento de las listas de espera (denunciado en su día por el PPCV en las Cortes Valencianas) y la falta de camas en centros hospitalarios del Camp de Túria, La Ribera o La Costera. 

El número de personas que esperan para ser operadas en los hospitales públicos de la Comunitat Valenciana ha vuelto a crecer respecto al año pasado. Los últimos datos recogidos el 31 de diciembre de 2018 confirman que la lista de espera ha aumentado en 4.648 pacientes si se toma de referencia el mismo mes de 2017. Se ha pasado de 61.800 a 66.448 en doce meses.

Este problema ya fue denunciado por  el coordinador de política social del grupo del PPCV en las Cortes Valencianas, José Juan Zaplana, quien dijo que “la actual lista de espera para una intervención quirúrgica llenaría el estadio del Mestalla y quedarían 11.000 personas fuera” y calificó el aumento de las demoras como “catástrofe sanitaria porque nunca tantos han esperado tanto desde el último gobierno socialista desde 1995”. Sin embargo, los usuarios se han encargado de recordárselo también a Compromís y a la Conselleria de Sanidad (gestionada por Ana Barceló, PSPV) en la red social de Twitter.

Pero éste no es el único problema que está atravesando la sanidad valenciana en este reciente 2019. Recientemente, se conocía también, tal como informó ESdiarioCV este fin de semana, que la saturación de los hospitales valencianos por el aumento de patologías relacionadas con el frío no era cuestión exclusiva de los centros de las grandes ciudades. Los primeros signos de atasco en las áreas de Urgencias y de falta de camas por el aumento de la presión asistencial -y todo antes de la llegada de la epidemia de la gripe- se empezaron a notar ya en grandes centros comarcales como los hospitales de Xàtiva, el de Alzira o el de Llíria.

En este último, por ejemplo, dependiente del hospital Arnau de Vilanova, fue necesario “doblar” hasta cuatro habitaciones, es decir, poner a dos pacientes en habitaciones individuales debido a la falta de espacio. En el hospital de Xàtiva, la falta de camas se tradujo en pacientes esperando en Urgencias a poder ser ingresados, incluso en los pasillos.

El motivo, según explicaron sindicatos como SATSE o como denunció Sanitat Sols Una, es que como en el resto de "ampliaciones" y recursos habilitados por las gerencias de los hospitales valencianos, las medidas no han venido acompañadas de un refuerzo de personal por lo que es "más fácil" mantener a los pacientes en el área de Urgencias más controlados aunque hacinados que trasladarlos a otra sala y tener que derivar allí a profesionales que son necesarios en la unidad.

De momento, para la Administración, el coste del servicio gratuito de televisión a partir de febrero será cercano a los 1,2 millones anuales, para los 20 departamentos de salud de gestión directa (7.400 camas). La consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha manifestad que con él, "lo que se pretende no sólo es hacer más llevadera la estancia del paciente, sino también reconocer la preocupación global por su bienestar y universalizar todos los servicios, tanto sanitarios como complementarios de la estancia, terminando con cualquier necesidad de copago por parte del usuario".

De momento, lo que está claro es que los usuarios no tienen esa visión de la realidad sanitaria que se muestra a golpe de tuit cuando se dice que "se está trabajando por la felicidad de todos, todos los días". 

Comenta esta noticia
Update CMP