26 de enero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un amigo del Rey habla de más y dinamita la versión oficial sobre su operación

Felipe VI y la Princesa Leonor llegando a la Quirón este martes.

Felipe VI y la Princesa Leonor llegando a la Quirón este martes.

Don Juan Carlos continúa con su recuperación ajeno a la cantidad de especulaciones que hay en torno a su triple bypass. Y algunas alimentadas sin quererlo por su entorno más cercano.

El Rey Juan Carlos continúa con su recuperación del triple bypass al que fue sometido el sábado, desde este martes ya en una habitación de planta en el Hospital Universitario Quirón.

Prueba de su buen estado de ánimo es que en las últimas horas ha tenido un rosario de visitas. La Reina Sofía, la Infanta Elena con sus dos hijos, la Infanta Cristina con tres de los suyos y Felipe VI y Doña Letizia con la Princesa Leonor y la Infanta Sofía. 

"Da gusto verlo tan animado y con buena cara", señaló Don Felipe a la salida. 

No obstante, en los mentideros sigue hablándose de si realmente fue una operación prevista con un margen de dos meses tras una revisión rutinaria o mucho más urgente de lo que Casa Real ha contado. 

En este sentido, una de las periodistas mejor informadas sobre la actualidad de Zarzuela, Paloma Barrientos, ha dado este miércoles un dato en esRadio que no hace sino acrecentar las dudas. 

Barrientos ha hablado con el armador del barco con el que Don Juan Carlos compitió a principios de agosto en aguas de Hanko (Finlandia), el Bribón 500 Movistar, que revalidó su título de campeón del mundo de 6 Metros en aguas nórdicas. 

Pedro Campos, que además es un gran amigo del monarca, le ha contado a Barrientos que nadie de la tripulación sabía absolutamente nada de la operación del Rey. Y eso que, para entonces, según la versión oficial, ya estaba en la agenda del exjefe del Estado (y aun así se supone que los médicos no le desaconsejaron competir). 

Y también le ha explicado a la periodista que el Rey tampoco dio la menor señal al respecto, ni siquiera la jornada que pasaron ocho horas en alta mar. Lo que, a juicio de la periodista, tal vez revele que no era una intervención tan planificada como se ha hecho ver, sino una más precipitada. "Pongo entre comillas lo de la programación", ha dicho a raíz de las confidencias de Campos.

Comenta esta noticia
Update CMP