20 de septiembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El 'Froilán' belga la lía parda en España: de fiesta tras dar positivo en corona

El prícipe Joaquín de Bélgica

El prícipe Joaquín de Bélgica

Varias decenas de personalidades de la alta sociedad han estado expuestas al virus por culpa de la imprudencia de un sobrino del rey de Bélgica.

En toda familia real parece haber un miembro rebelde. En la última década Froilán, el hijo de la infanta Elena y de Jaime de Marichalar, ha sido noticia día sí y día también por sus juergas o falta de disciplina. Sus travesuras han causado más de un dolor de cabeza a su tío, don Felipe.

Pues otro rey Felipe, en este caso el de Bélgica, también parece tener otro Froilán entre ellos. Y la ha liado parda.

 

Se trata del  príncipe Joaquín de Bélgica, sobrino del monarca belga, que ha dado positivo por coronavirus, según han confirmado fuentes del Palacio Real belga citadas por medios belgas. Joaquín vive desde hace varios años en España con su novia, Victoria Ortiz Martínez-Sagrera.

Joaquín, hijo de la princesa Astrid y del príncipe Lorenzo, pasó los dos últimos meses en Bélgica y finalmente regresó a España el pasado lunes, por lo que se organizó una fiesta de bienvenida en Córdoba el pasado martes.

 

Una fiesta de la alta sociedad

El evento tuvo lugar en una casa privada y en él según algunas fuentes participaron no menos de 27 personas de la alta sociedad. Sin embargo, según informaciones citadas por el grupo de medios de comunicación belga Sudpresse la cifra de asistentes no superó la señalada por la normativa, en este caso 15 personas.

Al parecer Joaquín, de 28 años, tuvo síntomas un día después de la fiesta, según el diario belga 7sur7. Este viernes, 29 de mayo, los resultados han confirmado que tenía coronavirus, pero su estado no requiere de hospitalización. Un total de 27 personas con las que estuvo en contacto desde su regreso a España han sido ya alertadas y están en cuarentena.

 

El príncipe Joaquín no tiene función oficial dentro de la familia real belga y sus desplazamientos corresponden a su vida privada. Es el noveno en la línea de sucesión al trono belga.

 

 

Comenta esta noticia