06 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Beaumont pone a Sánchez contra las cuerdas reventando su "trampa" para Casado

Pablo Casado teme una trampa para elefantes de Pedro Sánchez.

Pablo Casado teme una trampa para elefantes de Pedro Sánchez.

El director de ESdiario desmonta el discurso de la "pirómana" del Gobierno sanchista para dejar a las claras cuáles son los temores a los que tiene que hacer caso el líder del PP y con razón

Cuando el futuro se presenta negro (y es difícil encontrar un momento tan complicado) la población siempre es partidaria de acuerdos, sin egoísmos, ni atajos partidistas y, según destaca este viernes Antonio Martín Beaumont en su artículo de La Razón, Pablo Casado lo sabe muy bien, pero tiene miedo de que Pedro Sánchez se aproveche para obligarle a un trágala.

Porque de llegar a un acuerdo, el líder socialista "quedaría blindado ante la crítica" y en caso de no hacerlo acharía "el fracaso a la corta altura de miras del PP y a su falta de sentido de Estado". 

Las sospechas de Casado no son baladís porque hace unos días Sánchez ni siquiera consideraba oportuno llamar al líder del PP y hasta hoy toda la acción del mandatario socialista "ha sido a golpe de decretos y basada en los hechos consumados" a pesar de que "necesiste trabajar dentro y fuera, una imagen de acuerdo", como defienden sus colaboradores cercanos.

Aunque, a juicio de Beaumont, "como inquilino de La Moncloa le convendría asentar la idea de político capaz de aunar posiciones", sin embargo, su mensaje no es demasiado halagüeño", vamos, que el presidente "estaría dispuesto a retoques cosméticos en su política,  pero en ningún caso a giros bruscos".

Eso por no hablar de que en La Moncloa piensan que es casi imposible que PP y Unidas Podemos se pongan de acuerdo y el PSOE sanchista no quiere renunciar a su coalición con Pablo Iglesias: "basta escuchar el discurso de la pirómana Adriana Lastra para comprobar hacia el lado que derrota el socialismo". 

 

En opinión del director de ESdiario, "nada invita al optimismo, ni siquiera cuando los informes dibujan una recesión peor que la de 2008" porque "el personalismo de Sánchez y su ideologismo mandan": "Lo primero es él y luego, si acaso, lo demás".

Mientras tanto, destaca, "el Gobierno da señales de estar grogui" y "la magnitud de la emergencia sanitaria, social y económica le supera. El sacrificio ciudadano con el confinamiento se da de bruces con una gestión que trasluce el agotamiento del proyecto de Sánchez. Vive atrapado en la pura propaganda. Busca apoyarse en cualquier cosa que le permita no caer en la lona".

A ello achaca Beaumont que vovliera a apelar a un "acuerdo de concertación nacional para reconstruir la economía y dibujar un nuevo modelo social y político. Una suerte de reedición de los Pactos de La Moncloa que casi todos consideran que nace muerta. Tanto, que desde el mismo entorno de Sánchez se reconoce que en este momento tales consensos carecen de contenido".

En conclusión: es "la trampa para elefantes que se malicia Casado, lo que Sánchez y el PSOE desean es diluir entre todos sus negligencias". 

Comenta esta noticia